vivienda contrato de alquiler

Muchas personas en España optan por hacer un contrato de alquiler, en vez de comprar una vivienda propia. Aunque en el pasado era algo bastante impopular aquí, poco a poco ha ido ganando popularidad por sus ventajas frente a la compra, como sucede en otros países. Por tanto, realizar uno de estos trámites se ha transformado en algo muy común dentro del sector inmobiliario.

Pero tanto los arrendadores como el arrendatario suelen cometer algunos fallos cuando lo hacen por primera vez. Y algunos de esos descuidos podrían salir bastante caros. Si no quieres ser víctima de estos olvidos, aquí tienes una guía con algunos de los errores más comunes al a hora de hacer un contrato de alquiler para la vivienda.

Al redactar un contrato de alquiler, cuidado con los datos incompletos

documentos

Uno de los errores más comunes cuando se redacta un contrato de alquiler es no poner todos los datos. Es frecuente que se olviden algunas cosas, especialmente cuando es la primera vez que haces uno.

Debes recordar que aunque no se incluyan algunas cosas, la ley se aplica también a aquello que no has puesto.

Algunos casos son que la renta se pagará dentro de los siete días de cada mes, tener el derecho de prorrogar el contrato hasta tres años, o que en caso de ejecución hipotecaria se tendría que marchar el inquilino…