construcción

El sector de la construcción enfrenta un 2021 con paso firme, en España, en medio de las incertidumbres de la pandemia. El Instituto de Estudios Económicos asegura que el ladrillo liderará el crecimiento de este ejercicio, aunque desde el sector se muestran más cautos. La Confederación Nacional de la Construcción descarta volver a nivel indicadores previos a la pandemia hasta el segundo semestre de 2023. Recuerda que la producción de este ejercicio está ligada a la de 2020 ya que depende de la licitación y contratación cerrada, sobre todo en el caso de la obra pública, y no son buenos datos. Se constata una caída de la producción superior al 14%; y un 32% en el caso de la licitación, con un 55,4% menos de licitados de estado.

En declaraciones a Negocios TV, el Presidente de la CNC, Juan Lazcano, subraya que se muestran pendientes  de lo que puedan afectarles los fondos europeos, para los que han liderado algunas iniciativas, bajo el paraguas de la CEOE, como la reforma y rehabilitación de edificios de regeneración urbana.

De cara a esos fondos, Según Lazcano, las inversiones reales previstas en los Presupuestos Generales del Estado no han aportado nada significativo mientras que Bruselas, no deja de poner el énfasis en la renovación inmobiliaria, porque los edificios son  responsables del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero provocado por el hombre.

Mientras, el sector reivindica su papel como pieza clave de la recuperación económica. Apuntan que por cada millón de euros invertidos en el sector se generan 18 puestos de trabajo directos y 47 indirectos y subraya que son los que menos importan productos de fuera de España. Solo el 9%.

En medio de la pandemia, un nombre brilla, Vía Célere que ha registrado un aumento del 55% en sus entregas. El mayor dato presentado por una promotora en la última década. Su CEO, José Ignacio Morales asegura que para sorpresa de muchos, en los últimos meses del año, la gran mayoría de las promotoras han vendido más que en 2019. Tras la unión de Neinor y Quabit, la compañía descarta entrar en un baile de fusiones y apuesta por el desarrollo de su plan estratégico. Para 2021 cree que el sector Real State se convierte en activo refugio y el sector bancario acude a él como club de ahorro.

Teresa Marzo, socio directora de Optimum Arquitectura, apunta con optimismo a la evolución del Real Estate, sobre todo en logístico y residencial. Cree que la recuperación va a ser más rápida que en otras industrias, porque no se ha visto tan golpeada, y porque el apetito por los bienes raíces sigue estando ahí. Asegura además que el apoyo económico europeo constituye una gran oportunidad.

María Pardo, directora de Relación con inversores y comunicación de Millenium Hotels Real State, coincide en que no ha sido un año tan malo como se temía en su caso particular porque invierten en activos de calidad, y en reconversión, actividad en la que se han centrado durante estos meses, y apunta buenas expectativas para 2021. Confía en que España será si no la primera, la segunda potencia económica del mundo y en su caso, como socimi se centrarán en las reformas de hoteles. Añade además que se trata de un gran momento para invertir en estos activos y en las mismas socimis por los bajos precios.

El mercado del alquiler por su parte ha registrado una caída en el precio y de la demanda, sobre todo en grandes ciudades, por el desplome del  turismo y el teletrabajo. Beatriz Toribio, directora general de ASVAL, Asociación de Propietarios de Viviendas en Alquiler, se muestra confiada en que el sector va a salir reforzado de esta crisis pero urge a desarrollar la oferta de vivienda en alquiler y una regulación que la fomente y no la contraiga. Así, reclama un marco que de seguridad jurídica y denuncia algunas medidas como el decreto antidesahucios, que  consideran atenta contra el derecho a la propiedad privada y podría alentar las ocupaciones.

Tras un 2020 en el que se registró una paralización total durante los primeros meses de la pandemia, noviembre se cerró con el primer aumento de las ventas desde el inicio de la crisis, según el Colegio de Registradores. Noticia positiva pero que no salva la caída del 20% del ejercicio.

De confirmarse, sería la primera caída interanual desde 2013. Todo apunta a que se ha registrado una moderada caída de los precios de la vivienda nueva y usada, del entorno del 2% las previsiones apuntan a una recuperación de la operaciones y una mayor caída en el valor de los inmuebles, que podría alcanzar el 4%. También el número de transacciones cerrará a años luz de los últimos años en los que superaba las 530.000 transacciones, y se espera que queden por debajo del medio millón. Sin finamente el INE, confirma esta caída interanual de los precios, será la primera desde 2013.