Síndrome del Niño Zarandeado
Síndrome del Niño Zarandeado o Trauma Craneal No Accidental

 

¿Sabía que zarandear un bebé para intentar calmar su llanto puede provocarle importantes lesiones cerebrales? Sin embargo, un bebé que llora incesamente puede llegar a hacernos perder la paciencia.

Esta sacudida, conocida como Síndrome del Niño Zarandeado o Trauma Craneal No Accidental –TCNA-, puede ocasionar al bebé lesiones cerebrales muy importantes, problemas de visión, fracturas costales, asfixia e incluso el fallecimiento. El síndrome se caracteriza por la presencia de hemorragia intracraneal y retiniana, edema cerebral y posibles fracturas óseas ocultas, aunque paradójicamente no existen signos externos traumáticos o son casi imperceptibles.

Para intentar concienciar de los peligros del zarandeo de un bebé el Hospital Universitario 12 de Octubre, gracias a una Ayuda a la investigación en Salud de la Fundación Mutua Madrileña, ha lanzado una campaña de prevención para ayudar a los padres y cuidadores a evitar estas importantes lesiones.

Le dejamos algunos consejos para calmar a un bebé que llora desconsoladamente:

  1. Asegúrese de que no tiene hambre, ni frío ni calor y que el pañal esté seco. Es el consejo más evidente, pero antes de poner en marcha otras alternativas debemos descartar que hay algo que le incomoda.
  2. Acepte que el llanto puede ser normal. Un bebé sano puede llorar durante horas. El llanto evoluciona siguiendo una curva que comienza a las dos semanas de vida, tiene un pico a los 2 o 3 meses y disminuye a partir de los 4 o 5 meses de edad. Este periodo es el que se conoce como “período del llanto inconsolable” o “cólico del lactante” y se caracteriza porque está fuera de control, se presenta con gestos de dolor y suele ocurrir por la tarde o durante la noche, explican los especialistas de las unidades de Neurología y Neuropsicología Infantil del Hospital Universitario 12 de Octubre.
  3. Acérquelo al pecho o paséele para intentar calmarle. Si aun así no encuentra consuelo, recomiendan dejarlo en la cuna boca arriba.
  4. Abandone la habitación si nota que va a perder los nervios. Déjelo en la cuna, boca arriba, después de haber comprobado que sus necesidades básicas estén cubiertas. Los expertos destacan que este llanto es normal y no siempre indica que exista una necesidad o dolor, ni una alergia alimentaria o mala digestión
  5. Entre a la habitación cada 10-15 minutos para comprobar que continúa bien. Para explicar qué es el síndrome del bebé zarandeado y cómo prevenirlo se ha editado editaron un vídeo y un folleto informativo dirigido a padres y cuidadores con recomendaciones sobre qué hacer ante situaciones de este tipo, ya que la sacudida brusca de un niño pequeño para calmarle puede empujar su frágil cerebro contra el cráneo y provocarle graves secuelas.

INVESTIGACIÓN SOBRE CASOS DIAGNOSTICADOS

Gracias a una ayuda a la Investigación Científica en Materia de Salud de la Fundación Mutua Madrileña, estos especialistas del Hospital 12 de Octubre han puesto en marcha un estudio para evaluar todos los casos de niños con diagnóstico de TCNA atendidos en el hospital desde el año 2002. Esta investigación es especialmente relevante ya que “no existen datos epidemiológicos en España, ni se llevan registros oficiales en ninguna Comunidad”, destaca Rogelio Simón, Jefe de Sección de Neurología Infantil del Hospital 12 de Octubre de Madrid.