contabilidad

La relación entre Hacienda y los administrados nunca es sencilla, y mucho menos cuando los contribuyentes son autónomos. No hay nada que le dé más miedo a un profesional que trabaja por cuenta propia que recibir una notificación de la Agencia Tributaria, y eso que este tipo de comunicaciones no siempre implican sanciones. Aún así, el autónomo prefiere que su relación con Hacienda sea lo más distante posible.

Pero la labor del Fisco es precisamente la de fiscalizar, y por eso no es extraño que lleve a cabo inspecciones sobre los profesionales, especialmente si nota que puede haber algún desajuste importante entre los ingresos y gastos declarados y el nivel de vida que lleva esa persona. Porque está claro que si un autónomo declara que ingresa al mes poco más de 900 euros y luego sin embargo vive en uno de los mejores barrios de su ciudad y tienen un coche de alta gama, algo raro está pasando. Vamos a ver qué es lo que debe hacer el autónomo si quiere evitarse posibles sanciones.

Emitir factura por todos los bienes vendidos o servicios prestados

facturar para evitar sanciones

Cobrar en B es algo bastante frecuente en ciertos sectores profesionales. Esto no quiere decir que todos aquellos que trabajan en ellos lo hagan, pero se sabe que es una práctica habitual, y Hacienda también lo sabe, de ahí que tenga bajo su punto de mira a autónomos que realizan ciertas actividades en las que se suele trabajar sin factura.

La mejor forma de evitar sanciones por parte de la Agencia Tributaria es facturarlo todo y que además esas facturas estén bien hechas, con su correspondiente IVA y retención de IRPF cuando corresponda. Con este documento se justifica ante Hacienda que se ha prestado un servicio o se ha vendido un determinado producto, y ahí radica su importancia, porque es a través de las facturas como se justifican los ingresos que se declaran.