sostenibilidad

El Congreso apuesta por endurecer el impuesto sobre transacciones financieras, conocido como ‘Tasa Tobin’, acabar con los privilegios fiscales de las Sicav y revisar los impuestos que gravan la riqueza. Todo ello como parte de las políticas acordadas en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del país tras la crisis provocada por la pandemia del coroanvirus, que este viernes aprueba sus conclusiones.

Así, en el documento dedicado a la reactivación económica, figura un compromiso para revisar “los tributos que gravan la riqueza”, citando concretamente el Impuesto sobre el Patrimonio y sobre Sucesiones y Donaciones, con el fin de “recuperar su objetivo redistributivo y evitar las prácticas de evasión y elusión fiscal”. Esta enmienda fue introducida por Compromís.

Por otro lado, el compromiso para eliminar “los privilegios fiscales a determinadas sociedades financieras, como las Sicav” fue introducido a propuesta de Esquerra Republicana. Todas ellas, con el apoyo del PSOE y Unidas Podemos, y la oposición del PP y Ciudadanos.

GRAVAR DERIVADOS

Por otro lado, el grupo de trabajo dedicado a la economía aprobó también otra enmienda de Esquerra Republicana, en esta ocasión para aprobar un impuesto a las transacciones financieras “que realmente grave los productos más especulativos, como los productos derivados y las operaciones de alta frecuencia”.

Estos dos conceptos están excluidos del nuevo impuesto sobre las transacciones financieras que tramita en estos momentos el Congreso, ya que el Gobierno no lo incluyó entre las operaciones a gravar. El Ejecutivo ha pedido al Congreso habilitar el mes de julio para poder aprobar la ley con el nuevo impuesto en este mismo mes.

Según informó el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, en su última comparecencia ante la Cámara, el organismo recomendó no incluir en el impuesto justamente este tipo de operaciones, para equipararlo al impuesto equivalente aplicado en Francia e Italia.

MÁS PRESIÓN FISCAL

Otros cambios en el plano fiscal contemplan, a propuesta de Ciudadanos, que el aumento de ingresos fiscales para reducir la brecha fiscal con la media de la Unión Europea, tal y como persigue el actual Gobierno, debe realizarse “sin limitar el crecimiento, la competitividad y la eficiencia de las empresas españolas”. Se trata de una redacción similar a las que PSOE y Cs pactaron esta semana en la Comisión de Hacienda.

Otra enmienda pactada por ambas formaciones llama a “avanzar en la seguridad jurídica, certidumbre, eficiencia y progresividad” del sistema fiscal, “mejorar la capacidad de recaudación en términos de justicia fiscal y capacidad de pago de los contribuyentes (tanto personas físicas como jurídicas) con el fin de que aporten más quienes más tienen para que reciban más quienes más lo necesiten”.

ENDURECER LAS PENAS

También han acordado que la fiscalidad ambiental que se apruebe esté “armonizada en todo el territorio nacional y a nivel comunitario” y “fortalecer la prevención y lucha contra el fraude fiscal, especialmente el relacionado con las grandes fortunas y la economía sumergida”. Para ello, se contempla una revisión del delito fiscal para endurecer las penas y limitar los supuestos para rebajarlas mediante pago.

Por último, no como propuesta de resolución, pero sí como parte del bloque fiscal que integra este borrador, el Congreso aceptó la enmienda del PNV para que en las medidas relativas a impuestos se tenga en cuenta “la especificidad fiscal vasca y navarra” y se garantiza que las propuestas contenidas “se trasladarán y consensuarán en la Comisión Mixta del Concierto y Comisión del Convenio, atendiendo a la necesaria relación de bilateralidad”.

“Asimismo, se garantizará la participación de las Haciendas Forales en el ámbito europeo respecto de las decisiones y medidas de sus competencias e intereses”, reza el texto incorporado por los grupos.

Por último, también se llama a “incorporar la perspectiva de género en cualquiera de las medidas de reactivación económica” para que todas las medidas que se adopten incorporen el alcance del impacto de género que produce, ya que esta crisis, sostiene el texto, “ha dejado claro que ha afectado de forma diferente a mujeres y hombres y también ha visibilizado una crisis de cuidados, esenciales en una sociedad avanzada o en una sociedad que quiere avanzar”.

Comentarios de Facebook