Siete de cada diez compras (67%) fueron realizadas con tarjeta de débito o de crédito durante el estado de alarma, mientras que un 33% se efectuó con dinero en efectivo, según el último Barómetro de Mastercard, que constata el cambio de hábitos a la hora de pagar y gestionar las finanzas ante la crisis sanitaria.

Asimismo, tanto los servicios de banca online como los de la banca móvil han crecido en los últimos dos meses, traduciéndose en que ahora un 72% de los españoles usa la banca online y un 71% la móvil.

Del estudio también se desprende que más de un tercio de la población española que trabaja por cuenta ajena (un 37%) se ha visto afectada por la crisis económica, ya sea por la pérdida de empleo, un ERTE o por no poder incorporarse a un trabajo nuevo.

No obstante, un grupo que se ha visto particularmente perjudicado es el de los autónomos. Ocho de cada diez autónomos del país han reducido su facturación de forma relevante o esperan que disminuya en las próximas semanas.

INCERTIDUMBRE

El clima de incertidumbre también ha generado preocupaciones en la sociedad. La primera sigue siendo la situación sociosanitaria (que preocupa a un 48%); seguida por la situación económica del país (un 36%) y, por último, la situación económica familiar y personal (un 16%).

A pesar de que la economía familiar y personal no es la principal inquietud entre la población, una cuarta parte de los encuestados (24%) afirma que tiene o tendrá dificultades para hacer frente al pago de alguno de sus gastos.

De igual forma, seis de cada diez españoles (62%) están reduciendo sus gastos en las siguientes partidas: alimentación (un 6% de los encuestados ha disminuido sus gastos en esta partida), ropa (un 27%), restaurantes (un 32%), ocio (un 21%), grandes electrodomésticos (20%), pequeños electrodomésticos (18%), transporte (13%), turismo (un 35%), reformas (un 28%), celebraciones (un 28%) y automóvil (un 25%).

El Barómetro señala que un 96% de los españoles ha tenido una actitud financiera conservadora y no ha tomado grandes decisiones en el ámbito económico, como contratar o cancelar una hipoteca, un préstamo o un fondo de inversión.