La otra cara del e-commerce en España, la que se mantiene lejos de los grandes datos, la que muestra una realidad menos amable: España cuenta con un déficit comercial de 1.600 millones de euros. Esto que quiere decir, que en nuestro país se prefiere comprar en portales extranjeros, pero son pocos los foráneos que apuestan por la marca España.

Y es que, admitámoslo, todos tiramos de grandes portales como Amazon o Alibaba, conocida por su extensión española como Aliexpress para realizar grandes compras en diversos sectores como electrónica, libros, e incluso moda y textil. Pero, ¿son realmente estos portales el problema de la situación desfavorable para la balanza comercial patria?

Pueden influir, pero la realidad es que los sectores extranjeros que más triunfan son aquellos relacionadas con el trasporte aéreo, con un 12,6% del total; y las agencias de viajes y operadores turísticos, con algo más de seis puntos. En tercer lugar aparecen las prendas de vestir y la industria textil relacionada con la moda.

Estos datos son los que se desprenden del último informe realizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC, que viene a confirmar esta realidad, en el que arrojan algo más de luz a esta realidad: Un 42,7% de los ciudadanos nacionales adquieren productos desde nuestro país con el extranjero, mientras tan solo el 15,9% lo hace desde el exterior con España.

En cualquier caso, el volumen total de las transacciones con origen en nuestro país, pero que tenían como destino un portal extranjero ha llegado hasta los 2.633,6 millones de euros, mientras que el sentido opuesto tan solo ha logrado acaparar 983 millones.

El e-commerce se ceba con el comercio tradicional

Por zonas geográficas, la Unión Europea destaca por encima del resto, más del 75%, y es que la practica totalidad de nuestro dinero ha ido a parar a alguna compañía alojada en uno de nuestros vecinos comunitarios. Al menos en este sentido existe cierta correspondencia, ya que los ciudadanos del Viejo Continente son los que más han acudido a nuestros portales online.

Mientras tanto, las empresas estadounidenses tan solo representan un 5,7% de nuestras compras, superadas incluso por las de América Latina, que se quedan una décima por debajo de los seis puntos porcentuales.

Sigue creciendo

La realidad es que el comercio electrónico sigue con una tendencia claramente ascendente en nuestro país. De hecho, superó los 6.100 millones de euros en el tercer trimestre de 2016, lo que supuso un crecimiento del 16,3% en su tasa interanual.

Un dato que hay que poner en relevancia, sobre todo si echamos la vista atrás y observamos en el punto en el que nos encontrábamos hace tan solo cinco años. En 2011, en España tan solo se movían algo más de 2.000 millones de euros. 

Por otro lado, cabe destacar que no solo aumenta el volumen de negocio, sino también el total de transacciones realizadas por los consumidores y usuarios de estos portales. Así, por ejemplo, para este periodo se cerraron algo más de 97 millones de operaciones, mientras que en 2011 solo llegaban a los 30 millones de las mismas, como se puede observar en el gráfico.

Por sectores, las agencias de viajes y los operadores turísticos son los que acumulan mayor tasa de actividad, con un 16,3% del total; mientras que el transporte aéreo le sigue de cerca, con un 11,6% de la cuota. Es cierto, que el sector turístico, de alojamiento y el de transporte son los que mejor está sabiendo aprovechar esta nueva realidad.

Dejando a un lado las reservas de movilidad y turismo, aparece en tercera posición el mercado relacionado con las prendas de vestir. Es decir, el de la moda. En quinto lugar se encuentran los espectáculos artísticos y en décima posición la industria de la electrónica. 

Comentarios de Facebook