Foto cedida por Ibarquitectura.

Las promotoras continúan con su compromiso con el entorno y el respeto al medio ambiente y apuestan por la sostenibilidad y la eficiencia en los nuevos proyectos residenciales. A su vez, hay una tendencia al alza entre los compradores potenciales de decantarse por viviendas que incluyan medidas para reducir su huella de carbono.

Existe una mayor concienciación en materia de medio ambiente, pero otro de los motivos que empujan a las familias a seguir esta corriente es reducir la energía consumida, y que esto se vea reflejado en la factura de los diferentes suministros del hogar.

En general, a los compradores les preocupan factores como la sostenibilidad, la gestión eficiente de los recursos o la accesibilidad. Esto ha supuesto que sus motivaciones de compra varíen y que lo tengan en cuenta cuando apuestan por una u otra inmobiliaria para la adquisición de su vivienda.

Y es aquí cuando las grandes promotoras aprovechan su posición dominante en el mercado e invierten en energías renovables y distintas soluciones como la aerotermia, geotermia, recuperador de calor y grifos inteligentes, e incluso puntos de recarga de vehículos eléctricos, que suponen un gran ahorro energético.

Otra de las medidas más utilizadas en la obra nueva es la ventilación de doble flujo. Tradicionalmente se ventilaban los hogares abriendo las ventanas, pero como se buscan viviendas cada vez más herméticas, eficientes y con una mayor calidad del aire, el doble flujo filtra el aire introducido en la vivienda y minimiza el gasto energético para calentarlo en invierno, o enfriarlo en verano. Además de la renovación del aire, la ventilación de doble flujo posibilita alcanzar el confort térmico y una climatización optimizada, lo que se traduce en un importante ahorro de energía durante todo el año.

APUESTA POR EL VERDE

Por ejemplo, Habitat Inmobiliaria mantiene su compromiso con el entorno y apuesta por la utilización de energías renovables en todas sus promociones. E implementan distintas soluciones en su obra nueva, como paneles solares, recuperadores de calor o sistemas de aerotermia. También utiliza sistemas de fachada, carpinterías y aislamientos que favorecen la reducción del consumo de energía primaria, una de las principales causas de contaminación y del efecto invernadero.

Por su parte, Aedas Homes aplica una política de Sostenibilidad a través de iniciativas en sus proyectos como el Análisis del Ciclo de Vida (ACV), una herramienta que evalúa el impacto medioambiental, como el consumo de recursos o emisiones ambientales, de cada promoción que intenta neutralizar con la utilización de ecomateriales o la reducción de residuos.

CONTAMINACIÓN EN LA CONSTRUCCIÓN

La energía incorporada y las emisiones de gases de efecto invernadero debidas a la construcción de edificios y obras de ingeniería civil representan el 20% del consumo total de energía y de las emisiones del mundo. Así, intenta adaptarse a las demandas generales en torno a la sostenibilidad.

De este modo, las promotoras priman la sostenibilidad como un elemento transversal a toda su actividad y ponen foco en la conservación de los recursos naturales, una maximización en la reutilización de los materiales y la gestión eficiente del ciclo de vida de los componentes de la vivienda.

En este sentido, hay promotoras que van más allá y priorizan la contratación de constructoras que tienen su centro de trabajo cercano al lugar previsto de construcción, reduciendo así las emisiones en desplazamientos y combustibles utilizados.

También se está extendiendo el uso de ‘cláusulas verdes’ en los contratos con las constructoras para requerirles información de los consumos realizados en agua, luz y combustibles, y que aprovechen los materiales procedentes de la excavación, entre otras cosas.

E incluso ya hay firmas que han reforzado el compromiso medioambiental con acuerdos con otras empresas para la elaboración del mobiliario 100% ecológico de las zonas comunes de sus promociones.