directivo empresas MBA

Empieza el curso y estás lleno de promesas y compromisos contigo mismo, cargado de energía para poder seguir creciendo personal y profesionalmente. Estás haciendo deporte, comiendo sano, y te falta decidirte por el postgrado que quieres hacer este año. Ya toca después de varios años de experiencia. ¡Y quieres elegir bien! Sabes que va a suponer un esfuerzo personal y económico importante y le quieres sacar el máximo provecho. Sabes que es un paso imprescindible en tu carrera profesional.

Queres convertirte en un directivo completo, tanto en competencias y habilidades personales como con una base sólida de conocimientos. Los requisitos en este mundo cada vez más complejo requieren profesionales con alta inteligencia emocional, capaces de trabajar en entornos inciertos, complejos, volátiles, indefinidos, con cambios en los equipos y en las hojas de ruta. Este año 2020 no ha hecho más que poner de manifiesto la necesidad de ser resiliente, flexible, adaptable, resistente, comprometido, generoso, diligente; y lo que nos queda por delante todavía, sólo es posible recorrerlo con estas capacidades a su máximo nivel.

Por otro lado, el poder seguir siendo útil y generar valor se basa cada vez más en la capacidad para encontrar respuestas en entornos cambiantes, una capacidad para la que es fundamental tener la disposición de aprender constantemente. Nos pagan por la capacidad de aprender y no sólo por aplicar lo que ya sabemos. La formación continua es básica y un MBA se convierte en una herramienta imprescindible para tener una visión sistémica y holística de la empresa. Entender la organización como un todo, desde cada una de las partes, y comprendiendo la interdependencia entre cada una de ellas y de su relación con el mercado.

Es muy importante que el MBA que elijas sea capaz de asegurar esta interconexión entre los diferentes módulos, que conecte las diferentes áreas funcionales de la empresa y deje constancia que están entrelazadas y que cada una de ellas cumple una función imprescindible. Presta mucha atención también el equipo docente, que tenga un equilibrio entre profesores del mundo de la empresa y del mundo investigación y de la universidad. La formación debe ser capaz de avanzar en modelos teóricos que sean de adaptación y uso en la empresa, para que ésta avance y crezca. Una universidad no conectada con la empresa es endogámica y teórica y por el contrario, una escuela sólo de base práctica le falta rigor y base científica. Que sea un máster acreditado, con tiempo en el mercado te va a asegurar que sea riguroso y con reconocimiento universitario a la par que pragmático y conectado con el mundo empresarial. Todas estas características, y más, las encontrarás en el MBA de la Universidad Internacional de Valencia-VIU. Un máster oficial que aúna el rigor y excelencia educativa de la universidad, con el saber hacer y actualidad de la experiencia práctica de directivos y profesionales expertos.

Durante el curso es básico que aproveches al máximo tanto el material como las clases con los profesores, pero destacaría también el que interactúes con los compañeros de promoción. Tejer redes de contactos profesionales es también una obligación de un buen profesional y una máster es una oportunidad de que así sea. Asegúrate que puedas compartir aula con personas de diferentes orígenes tanto de conocimiento como de zonas geográficas. Comprueba que el Máster te pueda facilitar a través de trabajos en equipo, bootcamps, talleres. Esto también los encontrarás en el MBA de VIU, que al ser online te permite compartir experiencia con estudiantes de diversos puntos del globo, y cuenta con el innovador Bootcamp Impulso.

La empresa necesita directivos holísticos (del renacimiento), con alto conocimiento en sus áreas de especialización, pero capaces de interaccionar con el resto de la compañía. Solo de este modo podemos conseguir organizaciones adaptables a un entorno tan dinámico y volátil como el que vivimos. La formación en administración de empresas es este lenguaje común en la empresa, es lo que facilite que todas las áreas se comuniquen y trabajen en pro de un fin último, servir al mercado de manera sostenible y rentable.