dormitorios juveniles

El confinamiento de la población a causa de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19 ha hecho que muchas familias se replanteen la distribución de los espacios en sus casas. Y es que, tras tres meses confinados en viviendas de espacio más bien reducido como es la de la media española en las grandes ciudades, las familias han tenido que replantear muchas de sus estancias para poder estar más cómodos.

Los españoles han descubierto el valor de los espacios exteriores como terrazas o patios, pero, en muchos casos, los salones y los comedores se han convertido en despachos para teletrabajo, aulas para recibir clases a distancia, o cuartos de juego, o incluso gimnasios; mientras que las habitaciones no ofrecían alternativas de polivalencia que hubieran permitido que todos pudieran realizar sus actividades diarias con mayor comodidad.

No es necesario cambiar de casa

A lo largo de tres meses de confinamiento, muchas familias decidieron mudarse o trasladarse a su segunda residencia (pese a la prohibición expresa de los desplazamientos), a la búsqueda de mayor espacio que proporcionara una mejor calidad de vida. Otra perspectiva ha sido la de repensar la decoración y la distribución mobiliaria de las diferentes estancias de la casa.

Hay numerosos cambios muy interesantes que ha provocado el confinamiento. En general, las familias se han dado cuenta de la necesidad de la funcionalidad, de manera que se eliminan, por ejemplo, elementos decorativos para poder disponer de espacio. Y, dentro de esta tendencia, las habitaciones se han convertido en un punto clave.

Habitaciones para algo más que dormir

Efectivamente, la concentración de actividades en el salón ha sido exagerada, mientras que en las habitaciones quedaban vacías en muchos casos, siendo su única función la del descanso. Y aquí es cuando las familias se han dado cuenta de la necesidad de tener unas habitaciones más funcionales y polivalentes.

Y estos cambios vienen por cambiar diferentes elementos de mobiliario y decoración para encontrar ese espacio para teletrabajo en la habitación de matrimonio, o el lugar para tomar las clases a distancia y también para jugar. Pero, ¿cómo podemos cambiar esos espacios para ganar esta polivalencia? A continuación encontrarás una serie de consejos interesantes.

Cómo hacer dormitorios polivalentes

El primer elemento en el que debemos pensar es en la cama. Es cierto que una cama de matrimonio ocupa muchísimo espacio, pero puede transformarse en un espacio de almacenamiento bajo el colchón que nos libere de la necesidad de armarios excesivamente grandes. En el caso de los dormitorios juveniles es mucho más sencillo, puesto que una cama plegable permite ganar una cantidad de espacio interesante que permite que la habitación de nuestros hijos pueda convertirse en sala de estudio o cuarto de juegos.

El cabecero de la cama puede transformarse en un elemento funcional con espacio de guardado, que nos puede permitir eliminar, por ejemplo cómodas y disponer en su lugar una mesa de trabajo. También tenemos otra opción con el espacio vertical de las paredes para disponer elementos de guardado o también colocar un pequeño estante como mesita de noche. También es una buena idea integrar espejos en alguna de las paredes para que el espacio se agrande. Por último, recuerda que el color de las paredes es importante: si eliges el tono de los muebles puedes darles un tanto de invisibilidad.

Camas abatibles, un gran aliado

Como hemos visto, las camas abatibles son un elemento muy interesante para esta transformación, sobre todo en la habitación de los niños, porque en el caso de los adultos es algo más complicado, pues el mercado ofrece un ancho máximo de 1,90 metros, algo justo para el descanso de los padres.

Pero la habitación de los más pequeños de la casa, gracias a este elemento, permite liberar una gran cantidad de espacio que permite utilizar ese espacio durante el día para otras actividades, como hacer deberes o jugar, incluso en habitaciones en las que conviven dos niños. Pero, además de ese espacio, la sensación de orden que proporciona es muy importante, por no hablar de lo fáciles que son de limpiar. Existe una amplia oferta para escoger la que más se ajuste a nuestras necesidades y también a los gustos de nuestros hijos.

Muebles modulares, otra opción

Otra opción que nos permitirá ganar espacio en las habitaciones de nuestros hijos es la de utilizar muebles modulares que integran los elementos necesarios como cama, armario y escritorio (sin olvidar las estanterías). Se trata de una solución muy interesante para un solo hijo.

Las combinaciones son infinitas, puesto que se pueden combinar estos muebles modulares con camas plegables, en el caso de ser una habitación compartida. Incluso hay camas plegables que disponen de un escritorio para el día.

Lo que está claro es que, con una repensada de la disposición de los muebles de nuestras habitaciones, podemos hacerlas mucho más polivalentes.

Comentarios de Facebook