Lidiar con el banco no siempre es fácil. Para saber vendernos y convencerlo de es una buena idea invertir en nosotros, existen algunos puntos claves que hay que tener en cuenta.

Muchos cometen el error de no saber explicar exactamente qué es lo que quieren, lo que buscan y lo que pueden ofrecer. Al banco le encantan las garantías. Debes tener en cuenta que todo lo que te den debe ser devuelto y calcular los intereses.

Pero no todo es el dinero. También es bueno saber convencer, tener una especie de estrategia de marketing creada para nosotros mismos. ¿Por qué van a invertir en ti en vez de en el siguiente que vaya a solicitar una cantidad de dinero? Todas estas claves debes manejarlas a la perfección y nunca quedarte con la palabra en la boca. Explica siempre lo que quieras decir de la mejor manera posible y la más persuasiva.

Presenta la propuesta de inversión

inversión

Por último, cuando encuentres que el banco ya está convencido, cierra el acuerdo presentando tu propuesta de inversión.

Hemos venido a hablar de dinero y no es nada malo. Ataca el tema con naturalidad y transparencia. Expón las claves del acuerdo que quieres alcanzar y sé sincero en todo momento de lo que puedes o no responder.

Puedes ofrecer, por ejemplo, un tanto por ciento de la empresa a cambio del dinero, o simplemente elegir un crédito para irlo devolviendo con sus respectivos intereses.