conducir moto con sidecar

Los conductores de una moto de dos ruedas pueden pensar que, sabiendo hacer esto, están preparados por completo para conducir una con sidecar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el comportamiento del vehículo cambia de forma radical al añadirle este elemento que cuenta tanto con adeptos como con detractores a la hora de pisar la carretera.

Si vamos a conducir con este añadido al vehículo, lo primero que debemos pensar es que este ya ha dejado de ser una moto para convertirse en otro diferente. Tal es el cambio, que la mayoría de tácticas y trucos que podemos conocer a la hora de manejarnos pueden no servirnos ante este reto.

Aunque en un primer momento te quieras lanzar a la aventura y pienses que si sabes hacerlo con dos ruedas no hay ningún problema en hacerlo con tres (o incluso que es mejor), lo ideal es no confiarse demasiado. Aquí te explicamos lo que debes saber sobre conducir con sidecar para no sufrir ningún tipo de accidente ni acabar tirando al suelo a tu copiloto.

Así se conduce una moto con sidecar

Existe una diferencia fundamental a tener en cuenta entre conducir una moto y hacerlo con una que tenga un sidecar añadido: los puntos de apoyo. Al tener tres ruedas, esta última contará con tres puntos de apoyo, es decir, no se podrá inclinar en la carretera (característica principal en los vehículos de dos ruedas).

Inclinarse al tomar una curva es algo básico para los conductores de moto. Si llevamos un sidecar, esto es algo que debemos olvidar, pues el vehículo no estará preparado para hacerlo.

Todo lo que debes saber sobre el sidecar

El sidecar es un elemento que va colocado a un lado de la moto. El sitio donde se ubique dependerá de por dónde se conduzca en el país en el que vayamos a hacerlo. En un país como Inglaterra, por ejemplo, se encontrará a la izquierda. En España, lo veremos a la derecha.

Si frenamos, todo el conjunto del vehículo girará hacia el lado opuesto del sidecar. En otras palabras, tenderá a ir hacia el lado de la moto. Además, los frenos son menos efectivos que en una de dos ruedas. Debemos tener en cuenta que la mayoría de los sidecar tienen un freno independiente unido al trasero de las motos.

En cambio, si aceleramos el vehículo sí tirará hacia el lado del sidecar. En el caso de que esté a la derecha hacia allí iremos y viceversa. Por ello, la conducción será más fácil si este tiene peso que si va vacío, tanto de mercancías como de pasajeros.

Consideraciones a la hora de conducirlo

Si queremos conducir una moto con sidecar y hacerlo bien, debemos tener en cuenta algunas apreciaciones complementarias al resto de conocimientos sobre cómo conducir un vehículo de dos ruedas.

Cómo frenar en un sidecar

Como en cualquier moto, el freno delantero se sitúa en la parte derecha del manillar y el trasero en la palanca del pie derecho. El freno del sidecar se acciona con el pie derecho, unido al trasero.

A la hora de frenar, debemos hacerlo de forma normal. Siempre debemos tener en cuenta que el delantero es mucho más importante, pues sobre este recae prácticamente todo el peso.

Si vas a circular en línea recta

A la hora de circular en línea recta deberás hacer un esfuerzo superior con los brazos sobre el manillar. Al acelerar, el vehículo tiende a ir hacia un lado y al frenar hacia el lado contrario. Por ello, lo bueno es tener toda la práctica posible antes de montar a alguien con nosotros.

Circular con curvas

En las curvas a la izquierda, si tenemos el sidecar a la derecha de la moto, cuando frenemos iremos hacia la izquierda. Esto convierte este tipo de curvas en las más fáciles para trazar, pudiendo hacerlo a mayor velocidad. Aunque no es necesario echar nuestro peso hacia el interior como en una moto, si lo hacemos lograremos mejorar la tracción.

Si las curvas son hacia la derecha y tenemos el sidecar colocado en ese lado, al acelerar será hacia donde iremos. Por ello, el peso en el sidecar cuenta como una ayuda para realizarlas. En un giro como este, el sidecar podría levantarse del suelo, por ello hay que tener un gran control y contar con experiencia suficiente para manejar la situación.

motosharing

El motosharing comienza a hacer un roto a la venta de ciclomotores

Los ciclomotores no están viviendo su mejor momento. La aparición de alternativas a su compra, como el motosharing, ya desinflaron sus ventas en 2018 y la tendencia continuará en 2019.

Conducir una moto con sidecar no tiene por qué ser complicado siempre que entendamos que no es igual que un vehículo de dos ruedas y tomemos en cuenta los consejos pertinentes. Además, la experiencia es un grado a la hora de poder controlar el conjunto de la forma más adecuada.