conducir coche lluvia intensa

Conducir un coche con lluvia intensa nos puede provocar algo de miedo. La visibilidad se reduce, los neumáticos pueden adaptarse peor a la calzada y se dan demasiados factores para que podamos sufrir un accidente aunque sea leve.

Antes de ponerte en marcha, si ves que llueve puedes hacerte una serie de preguntas, como si el viaje es realmente necesario, para coger o no el vehículo. En caso negativo, es mejor optar por otro medio de transporte. Además, cuando hay lluvia la gente suele coger más el coche por lo que a los factores de riesgos propios de este clima hay que sumarle los numerosos atascos, sobre todo si vivimos en una ciudad grande.

Para poder conducir de forma tranquila, existen una serie de consejos y recomendaciones, tanto teniendo en cuenta el factor humano como el factor vehículo, para que hacerlo no se convierta en toda una odisea. Descubre cómo conducir tu coche con lluvia intensa y evita accidentes a toda costa.

Así conduces tu coche si hay lluvia intensa

Antes de coger el coche debemos estar seguros del tiempo que va a hacer. Sobre todo, si este es un viaje largo. Piensa si es estrictamente necesario cogerlo y, de ser así, haz caso a las recomendaciones para que tu vehículo esté cien por cien a punto.

Si utilizas neumáticos especialmente diseñados para la lluvia, podrás disfrutar de tu coche en estas situaciones cuando el tiempo no acompaña demasiado. En caso contrario, toca extremar la precaución en carretera.

Recomendaciones antes de ponerte en marcha

Como decíamos, es importante que te preguntes antes de ponerte en marcha si el viaje en coche es estrictamente necesario. De no serlo, lo mejor es que optes por cualquier otro medio de transporte, al menos hasta que haya dejado de llover de forma intensa.

Si la respuesta es afirmativa y debes viajar en él sí o sí, lo primero que debes hacer es comprobar el estado de los limpiaparabrisas. Sus escobillas, tanto delanteras como traseras, deben estar en buen estado. De no ser así, cámbialas.

Una de las cosas más importantes es comprobar el dibujo de los neumáticos. Si son de verano o aptos para cualquier estación su profundidad debe ser mínimo de 3 mm. En caso de neumáticos de invierno, de 4 mm.

Los días de lluvia son propensos a crear atascos. Por ello, lo ideal es salir con el depósito lleno de combustible para no quedarte tirado en la carretera.

Un consejo es que sepas manejar a la perfección los sistemas de ventilación, tanto aire acondicionado como calefacción, para saber en todo momento cómo desempañar los cristales de tu coche.

Qué hacer una vez en la calzada

Una vez estando de viaje lo que debes hacer a la hora de conducir tu coche con lluvia intensa es adaptar la velocidad a las circunstancias meteorológicas y a la de los demás vehículos que circulen por la calzada. Además, siempre dejando suficiente espacio ya que, en caso de frenada, la distancia será mayor que con la carretera seca.

Enciende siempre las luces delanteras, manteniendo las de cruce. Con lluvia intensa no deben emplearse las luces antiniebla, ten esto en cuenta ya que es motivo de sanción.

Si te cruzas con vehículos de mayor tamaño que tu coche, como camiones o incluso otros coches, piensa en el agua que ellos mismos desprenden o que pueden salpicar de la calzada. Es importante ya que esto podría reducir tu visibilidad. También sé consciente del agua que tú mismo puedes salpicar, evitando siempre charcos si vamos a rebasar ciclistas o si encontramos peatones cerca.

Los fallos eléctricos en el coche son habituales si la humedad cala demasiado en el motor y otros sistemas internos. Si has pasado por una zona con gran cantidad de agua, lo mejor es no volver a arrancar y dejar el capó cerrado para evitar males mayores.

Foto de conducción en invierno

Utilizar neumáticos de invierno es aconsejable para conducir seguro en esta época del año

Los neumáticos de invierno están desarrollados para la conducción frecuente en regiones con temperaturas inferiores a los 7 grados, donde la lluvia,...

Es completamente factible conducir un coche con lluvia intensa. Sin embargo, hay que extremar las precauciones y pensar siempre en los demás para evitar accidentes por falta de visibilidad o por no poder frenar a tiempo.