Ikea

Ikea se ha transformado en todo un fenómeno de los muebles baratos y de calidad, así como de la comida y otros productos que causan furor en todo el mundo. Pero si hay algo que caracteriza a Ikea es la forma en la que dirigen a todas las personas por todo el circuito de la tienda hasta llegar al final, donde realmente coges los muebles del almacén.

Esto puede desesperar a muchos, pero tiene un objetivo. De esa forma, se obliga a todos a que pasen por toda la exposición y, en muchos casos, se llevarán algo más de lo que realmente querían en un inicio. Una estrategia meticulosamente estudiada, pero que no gusta a todos. No obstante, las instalaciones de Ikea está bastante bien adaptadas y no representan serios problemas para los que tienen algún tipo de dificultad…

Trucos y atajos para comprar en Ikea

Antes de ir a Ikea

Lista, papel y boli

Antes de ir a Ikea es importante que tengas claro qué es lo que necesitas. De lo contrario te encontrarás algo perdido en la tienda sueca.

Para ello, observa la habitación donde piensas colocar el mueble o decoración que estás buscando. Observa los colores de las paredes, el estilo que deseas, si lo que tienes en mente combina bien con lo que ya tienes o no, etc. Ojear revistas de decoración o consultar a un decorador también puede ser muy esclarecedor.

Cuando lo tengas todo claro, puedes usar el catálogo de Ikea como referencia. Echa un vistazo a todo lo que hay y así llevarás una idea mucho más clara cuando llegues a la tienda y podrás ir al grano. Además, no tendrás que improvisar o malgastar mucho tiempo en la propia tienda pensando…

Si ya tienes todo lo que necesitas claro, haz una lista con todo lo que necesitas y usa el catálogo físico o el de su web para comprobar los precios. Es importante que también te marques un límite en el presupuesto, para no gastar más de lo que te puedes permitir.

Piensa también en el peso y dimensiones de lo que vas a comprar. Es posible que no puedas transportarlo en tu coche o que no entre donde lo vas a poner, lo que es un problema. Por tanto, planifica bien la cita, y si ves que no es posible, siempre puedes hacer uso del servicio de entrega a domicilio. Incluso disponen de posibilidad de montaje si no eres un/a manitas…