pago impuestos

Admitámoslo, las relaciones entre los autónomos y Hacienda nunca han sido fáciles. Si el día a día de alguien que saca adelante su propio negocio ya es bastante estresante, las cosas pueden empeorar si encima llega un requerimiento de la Agencia Tributaria. En cuanto se oye al cartero decir que trae un certificado empiezan los nervios.

Sin embargo, que Hacienda contacte con nosotros no es el fin del mundo. Por eso, lo que nunca hay que hacer es ignorar la notificación. Al tratarse de un certificado el cartero intentará efectuarlo dos veces. Si no se recoge la carta, la misma es devuelta al remitente y la Agencia Tributaria te tiene por notificado a todos los efectos después de publicar el requerimiento en el BOE. Esto implica que el procedimiento va a continuar y que tú no vas a enterarte de lo que está pasando ni te podrás defender, y esto sí que es malo. Por tanto, no dudes en recoger la certificación, es algo que te beneficia.

Lee bien la carta que te envía Hacienda

Puede parecer algo que cae por su propio peso, pero cuando un autónomo tiene en sus manos una carta de la Agencia Tributaria se pone tan nervioso que no es extraño que no sea capaz ni de concentrarse lo suficiente para ver qué es lo que pone en la misma y entender qué es lo que tiene que hacer.

Así que primero hay que deshacerse de los nervios y luego centrar toda la atención en la comunicación. Aunque los trámites con Hacienda a veces nos parecen muy complicados, lo cierto es que los requerimientos suelen ser sencillos.

Simplemente ocurre que hay algo que no hemos hecho y deberíamos haber hecho, o todo lo contrario, o algo que hemos hecho mal. Mediante el requerimiento la Agencia Tributaria nos dice qué es lo que ha pasado y lo que tenemos que hacer para solucionarlo, y además nos da un plazo para ello.

Eso sí, puede que a veces el lenguaje burocrático se haga un poco complicado, pero si lees la carta con suficiente detenimiento te acabarás enterando de lo que te piden. No obstante, si tienes dudas siempre puedes consultar con un especialista en temas fiscales o contactar directamente con la Agencia Tributaria para que uno de sus técnicos te explique qué es lo que ha ocurrido.

certificado hacienda

Contesta al requerimiento

Cuando ya tienes claro qué ha ocurrido y qué tienes que hacer es hora de ponerse manos a la obra. En la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria dentro de la sección “Trámites destacados” puedes acceder a la opción de contestar requerimientos.

A través de esta plataforma puedes presentar los documentos que estimes convenientes para hacer valer tu derecho (si consideras que Hacienda está equivocada) o para resolver la irregularidad que se ha detectado. 

Se admite la presentación de documentos en formato Word o PDF, por lo que la presentación es sencilla y rápida. No obstante, si no te apañas bien con los medios digitales puedes contestar al requerimiento de forma tradicional, ya se mediante correo convencional o pidiendo cita en la delegación más próxima a tu domicilio para que te atienda un técnico. Esta última opción es la mejor si realmente no entiendes bien qué está pasando y qué es lo que quiere Hacienda de ti.

impuestos

Las alegaciones a un requerimiento de Hacienda

Lo más complicado de todo este proceso que estamos viendo es presentar alegaciones ante Hacienda, algo que tendrás que hacer si no estás conforme con lo que te está pidiendo.

Solemos pensar que la Agencia Tributaria es todopoderosa y no se equivoca nunca, pero incluso ella comete errores. Por eso, si recibes un requerimiento asegúrate primero de que la información que tiene esta Administración es correcta.

Si no fuera así no dudes en presentar tus alegaciones y los documentos que demuestran que tu postura es cierta. Aunque para hacer estas alegaciones no necesitas contar necesariamente con la ayuda de un abogado, quizá te compense dejar el tema en manos de un especialista

agencia tributaria

Del requerimiento de Hacienda a la sanción

Tienes derecho a presentar tus alegaciones y pruebas en el tiempo y forma indicado por la Agencia Tributaria, pero puede que a ella no le convenzan tus argumentos. En este caso volverá a contactar contigo para que cumplas con tu obligación.

Si no atiendes a este requerimiento el siguiente paso es la incoación de un expediente sancionador, y esto puede tener consecuencias graves, ya que si Hacienda te está reclamando una deuda la misma va a ir generando intereses durante todo el tiempo que esté pendiente. Por eso, lo que suelen aconsejar los especialistas es que, aunque no estés conforme con lo que te reclaman, lo pagues, y luego recurras la decisión de la Agencia Tributaria.

Ten en cuenta que no estás indefenso ante los requerimientos de Hacienda, siempre puedes presentar alegaciones. Si al final esta llegara a sancionarte, también puedes impugnar dicha sanción. Primero presentando un recurso de reposición en vía administrativa, y en caso de que este sea rechazado, mediante una reclamación de carácter económico-administrativa interpuesta ante el Tribunal Económico-Administrativo.

En caso de que esto no funcione, la única opción que te queda es acudir a los tribunales a un proceso contencioso-administrativo, y si finalmente no consigues una sentencia favorable, tendrás que pagar la deuda tributaria y sus intereses, para lo que te darán un período voluntario. Si no haces el abono en el plazo dado lo más probable es que tengas que enfrentarte a una ejecución de la deuda y te embarguen tus bienes.

La mayoría de los requerimientos se resuelven rápidamente cuando haces aquello que la Agencia Tributaria quiere que hagas. En caso de que decidas recurrir ten en cuenta que estás en todo tu derecho, pero Hacienda reconoce muy pocas veces que se ha equivocado y es más que probable que tengas que prolongar el conflicto hasta llegar a los tribunales, lo que podría hacer que la resolución se demorara meses e incluso más de un año.