bankia caixabank fusión

Bankia y CaixaBank continúan con sus conversaciones para abordar una fusión inminente, de hecho, este jueves se reúnen los consejos de administración para decidir si se aprueba o no. Según fuentes del mercado, las entidades quieren acelerar los trámites al máximo para tener cerrada la operación antes de finales de año o en el primer trimestre de 2021.

Sobre la mesa hay infinidad de cuestiones. Algunas más materiales como el nombre de la entidad resultante, el logo, la sede… otras de mayor dificultad como quién dirigirá este gigante, la composición del consejo o la ecuación de canje. La parte más sensible se la llevan los empleados, entre los dos bancos suman 50.000 y si o si, tiene que haber despidos. Tal y como explicamos en MERCA2, aquí las prejubilaciones van a jugar un papel clave, pues cerca de 8.300 trabajadores tienen más de 50 años y podrían acceder a un retiro anticipado.

Luego están los clientes, los 15,4 millones del Grupo CaixaBank (13,6 solo en España) y otros 7,3 de Bankia. Todos, rodeados de dudas que de momento no tienen respuesta. Preocupa qué va a pasar con su número de cuenta, con las nóminas, la hipoteca, los ahorros, los seguros… Sobre todo, si las condiciones de todos estos productos financieros van a cambiar. Y aquí, la política de comisiones será esencial.

LA REVOLUCIÓN DE 2020

La banca española dio un vuelco el año pasado, diez entidades avisaron que este 2020 cambiarían las políticas comerciales de sus cuentas bancarias. Todos pedían lo mismo, aumentar el grado de vinculación a cambio de no pagar comisiones.

Pero el criterio de vinculación cambia con cada entidad, para CaixaBank implica que el cliente tenga contratado 3 productos financieros o más con ellos. Para Bankia, que el cliente tenga al menos domiciliada la nómina y cumpla algunos requisitos.

Desde febrero, los clientes de Bankia que no tienen ninguna vinculación se enfrentan a 168 euros de comisiones al año. Y los que solo tienen la nómina o pensión, a 72 euros anuales. CaixaBank decidió hacer lo propio el 1 de abril, pero la pandemia llevó a la entidad a retrasar este cobro al 1 de octubre.

Desde el próximo mes, los clientes del banco pagarán hasta 240 euros desde los 48 euros que pagaban ahora si no llevan su nómina al banco. A los que ya tienen la nómina, les pedirán además que hagan al menos tres compras al trimestre con tarjeta o domicilien tres recibos en la cuenta. De lo contrario, pagarán 60 euros al año. También aquí debe haber consenso, pero en cualquier caso, la solución pasa por ingresar la nómina en la entidad resultante, de lo contrario habrá comisión.

OBJETIVO: NÓMINA

La entidad que preside Jordi Gual ha conseguido que la domiciliación de nóminas sea el centro de su estrategia comercial. De hecho, es el líder por cuota de mercado. A cierre de 2019, un 27,1% de todas las nóminas España estaban en su banco. La cifra casi doblaba a la de sus dos mayores competidores (BBVA y Santander) que tenían un 15% y un 13,3% respectivamente. En junio, la catalana ya alcanzaba el 27,5%.

CaixaBank consiguió 750.000 nuevas nóminas el año pasado, hasta superar los 4 millones. Y para mantener el primer puesto del ranking, se puso como objetivo sumar un millón de nuevas nóminas este 2020. A cierre de semestre habían captado unas 60.000 nóminas nuevas.

Bankia no facilita la cuota de mercado en nóminas, pero según sus cuentas, a cierre de 2019 los ingresos domiciliados habían aumentado en 190.000 respecto a diciembre de 2017. Esto implica que, de media, cada año suma 95.000. Es decir, entre las dos entidades se harían con casi el 40% de los sueldos en España.

UN GIGANTE EN PRÉSTAMOS

No muy lejos está la cifra de facturación de tarjetas. Bankia creció un 14,7% interanual el pasado año, de manera que el grupo alcanzó una cuota de mercado del 12,4% según los datos de Banco de España. Pero también aquí, CaixaBank ocupa la primera posición en tarjetas de crédito y débito, con más del 20% de cuota de mercado.

Las nóminas y las tarjetas son dos hitos del gigante Bankia-CaixaBank, muy ligadas al endurecimiento de las condiciones de su política de comisiones. Pero el acuerdo de fusión también les posicionaría como el banco más grande de España por cuota de mercado en préstamos.

Según datos de Bloomberg recogidos por MERCA2, una posible unión con Bankia reforzaría la posición de liderazgo nacional de Caixa “ampliando la brecha frente a Santander y BBVA, ya que la entidad combinada tendría más de 300.000 millones de euros de préstamos en España”. Y según sus cálculos, esto supone una cuota de mercado de más del 25%. JP Morgan eleva la cifra al 28%.