colonial

La inmobiliaria Colonial afronta el cierre de 2020 con la mayoría de sus objetivos cumplidos y una caja saneada gracias a las desinversiones en activos no estratégicos, como sus centros logísticos. Sin embargo, para su cotización ha sido un año duro, en el que ha perdido más de un 28% y sus acciones se han depreciado.

Los avances en las vacunas para luchar contra la pandemia de coronavirus han suavizado la senda bajista de la socimi liderada por Pere Viñolas, y su caída se sitúa en el 28,16% en lo que va de año. La compañía comenzó 2020 con sus títulos en los 11,39 euros, pero actualmente han cedido hasta los 8,16 euros. Los estragos de la crisis sanitaria se han dejado ver en el sector inmobiliario y habrá que esperar a 2021 para ver los primeros atisbos de recuperación.

Pese a las caídas en Bolsa, la posible vacunación de la población supone una ventana abierta hacia la recuperación de su negocio, sobre todo, en su segmento de oficinas y de espacios flexibles.

En este sentido, Colonial está ultimando los detalles para la apertura de su nuevo centro de Utopicus, en el Paseo de la Habana números 9 y 11 en Madrid. Algunos medios apuntan a que abrirá sus puertas en febrero, pero desde la firma lo desmienten.

En declaraciones a MERCA2, insisten en que no desvelarán nuevos detalles de esta inauguración hasta enero. Aunque la pre-venta de estos espacios comenzaron el pasado mes de noviembre, lo que supone que los clientes pueden alquilar el espacio con un precio especial antes de su apertura.

COLONIAL DESINVIERTE EN LOGÍSTICA

Colonial ha protagonizado una de las mayores operaciones en los últimos años, tras anunciar la venta de su cartera logística a Prologis. Esta desinversión se ha llevado a cabo en tres fases, y la última se conocía este mismo lunes, con la venta de dos activos logísticos situados en San Fernando de Henares, Madrid, con una superficie total de 59.000 metros cuadrados.

De este modo, ha culminado la desinversión completa de 18 instalaciones logísticas ubicados en Madrid, Guadalajara, Barcelona y Sevilla, que suponen un total de 473.000 metros cuadrados. Según fuentes del sector, el importe total de la operación rondaría los 425 millones de euros, una cifra que desde Prologis prefieren no confirmar.

Por otro lado, cabe destacar que Colonial ha realizado otras desinversiones en activos no estratégicos, como un hotel en Mojácar (Almería) y varios edificios de oficinas en algunas de las zonas prime más reconocidas.

Según ha explicado a este medio el analista de XTB, Joaquín Robles, Colonial ha logrado mejorar sus resultados, y esto se debe en gran parte a estas desinversiones, que le han permitido fortalecer su posición de caja y contar con beneficios extraordinarios.

En cuanto a su segmento de oficinas, el analista destaca que Colonial mantiene una tasa de ocupación en sus inmuebles del 96%, que le ha permitido incrementar sus ingresos en Madrid un 22% y en Barcelona un 8%, pese a la caída en París del 6%. Además, los precios de los alquileres firmados durante los últimos meses mantienen los precios anteriores a la crisis sanitaria, y cuenta con una tasa de cobro de rentas del 98%.

“La clave de Colonial para mantener los resultados sigue siendo la distribución de los activos que se sitúan en núcleos urbanos de grandes ciudades y la solvencia de las empresas que alquilan sus espacios, que en la mayoría son grandes corporaciones”, matiza el experto.

Además, Joaquín Robles destaca que la estrategia de invertir en hoteles y centros logísticos pasa por incrementar más el peso en oficinas que, según fuentes de la socimi, ofrece rentabilidades más ajustadas al riesgo. “También permite reforzar la estructura de capital y ofrecer rentabilidad para el accionista”, añade.

Sin embargo, esta estrategia contrasta con la de su mayor competidor en España, Merlin Properties, que apuesta por los centros logísticos como segmento de mayor crecimiento, y que mejor se ha comportado durante la reciente desaceleración económica.

PROGRAMA DE RECOMPRA

El pasado 16 de septiembre, Colonial informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) del inicio de un programa de recompra de acciones propias válido hasta el 31 de diciembre, o cuando se alcanzara el máximo de la recompra fijado en 3 millones de títulos, representativas de un 0,59% del capital social de la socimi.

La compañía afirmó que el propósito de la operación es “la cobertura del plan de entrega de acciones aprobado por la junta de accionistas de 2014, que fue prorrogado por la junta de accionistas de 2020″.

Por otro lado, Colonial ha cerrado recientemente la recompra de deuda de dos emisiones de bonos que vencen en 2023 y 2024, por un importe total de 300,5 millones de euros, a los tenedores de este pasivo a cambio de efectivo.

Según informó la socimi a la CNMV, del primer bono de 500 millones de euros, que cuenta con un cupón del 2,728% y vence el 5 de junio de 2023, ha recomprado 193,8 millones de euros.

En cuanto al segundo de los bonos, el de 600 millones de euros, con un cupón del 1,45% y que vence el 28 de octubre de 2024, Colonial ha adquirido a los actuales tenedores un total de 107,6 millones de euros.

Junto a esta operación, Colonial también llevó a cabo una emisión de deuda por un importe total de 500 millones de euros a un plazo de ocho años y con una demanda que ha superado los 1.650 millones de euros, es decir, más de tres veces el importe ofertado, para llevar a cabo esta recompra de acciones, entre otros objetivos.