Si hablamos de cocina valenciana, todos pensamos inmediatamente en la paella. Sin embargo, la riqueza de la dieta mediterránea y de la huerta valenciana nos presenta otro manjar digno de las mesas de los más altos dignatarios. Hablamos de la fideuá, ese plato de origen marinero tanto o más ligado a las costas valencianas como la paella. Ambas comparten la base de su elaboración, un buen caldo, y un buen acompañamiento, si bien difieren únicamente en el tipo de hidrato que son. El arroz en el caso de la paella, y fideos en el caso de la fideuá. Hoy te mostramos cómo cocinar una rica fideuá de la forma más fácil. Toma nota de la receta.

La fideuá es una receta originaria de Gandía, si bien se ha exportado a toda la costa levantina. Aunque apetece todo el año, es una de las recetas típicas del verano valenciano. La receta de fideuá original incluye sepia, cigalas y gambas, además de rape. Nosotros trataremos de seguir la receta lo más fiel posible a esta y de la manera más sencilla. Allá vamos.

Un poco sobre la fideuá

Cómo preparar una fideuá

La fideuá es una receta de pasta tradicional originariamente marinero que, junto con la paella o el arroz a banda, son el sello de la identidad gastronómica de la Comunidad valenciana. Esta pasta puede ser como un tubo finito y normalmente curvo, en trozos pequeños. Aunque también se utiliza una que es como un spaghetti muy, muy finito y, también, corto. De no más de 2 cm. En algunos países se llama cabellín y en otros cabello de ángel.

Las fideuá más tradicionales es la fideuá de pescados y mariscos (que es la que vamos a ver) y luego ya tienes otras variantes que utilizan carnes como la fideuá de pollo y conejo. Al contrario que la paella, la fideuá suele acompañarse de un alioli para aportarle más cremosidad.