Coca-Cola

Cero en 2040. Coca-Cola quiere alcanzar un futuro neutro en carbono en dicho año. Para conseguirlo, y para empezar, va a invertir en Europa durante los tres próximos años la cantidad de 250 millones de euros. Pero, más allá de las cifras, hay un hecho relevante en su estrategia. “Utilizaremos más el tren para el transporte de las bebidas”, señala Ana Callol, VP de Asuntos Públicos, Comunicación y Sostenibilidad de Coca-Cola European Partners (CCEP).

Durante la última década, Coca-Cola ha venido trabajando en la descarbonización. Fruto de ese trabajo, ha reducido las emisiones de gases de efecto invernadero en su cadena de valor en un 30,5%. “En 2030 vamos a reducir las emisiones un 30%”, añade Ana Callol. Un descenso que afectará a envases, ingredientes, operaciones y delegaciones comerciales, transporte y equipos de frío.

Hablando del transporte, además del futuro uso del ferrocarril, Coca-Cola ya utiliza camiones Euro 6, que reducen los óxidos de nitrógeno en un 80%, los hidrocarburos (más de un 70%), y las partículas (50%) de estos vehículos respecto a la anterior normativa comunitaria: Euro 5. “Cada vez más usamos vehículos eléctricos”, añade la directiva de Coca-Cola.

Con estas medidas, Coca-Cola European Partners quiere adelantarse a la estrategia de la Unión Europea. La UE quiere conseguir una economía climáticamente neutra en 2050. De conseguir sus metas, la firma de la chispa de la vida se adelantaría una década a los estipulado por las autoridades europeas.

LOS PLANES DE COCA-COLA

Varias son las acciones que Coca-Cola quiere implantar para hacer realidad ese sueño de conseguir un futuro neutro en carbono en 2040. De momento, han logrado, desde 2010, reducir las emisiones absolutas de gases de efecto invernadero en un 30,5%. En concreto, un 11% en ingredientes; un 13%, en envases; un 56% en operaciones y delegaciones comerciales; un 17%, en transporte; y un 60%, en equipos de frío.

“Tenemos que ir más allá y reducir más emisiones de alcance 3, donde tenemos más impacto”, reconoce Ana Callol. Las emisiones de alcance 3 son emisiones indirectas que se producen en la cadena de valor, tanto en las fases iniciales como en las finales. Por ejemplo, bienes y servicios adquiridos, bienes de capital o transporte. De nuevo, aparece el tren como básico para alcanzar el fin.

Por lo que respecta a los envases, Coca-Cola eliminará el PET virgen de los envases. “Los cambiaremos por plástico reciclado y reduciremos el peso”, señala la directiva de Coca-Cola European Partners. A finales de 2021, el 100% de los envases de productos no carbonatados serán envasados con plástico 100% reciclado. En los carbonatados, ese porcentaje será del 50%. Pepsi, su máximo competidor, en este último apartado, espera llegar en el verano del 2021 al 100%.

Los planes de Coca-Cola no podrían llevarse a cabo sin la participación de sus proveedores. De ahí que les hayan puesto ‘deberes’: deberán establecer sus propios objetivos de reducción de emisiones bajo criterios científicos para 2023; deberán utilizar un 100% de electricidad renovable en todas sus operaciones para 2023; y deberán compartir con Coca-Cola sus datos sobre la huella de carbono. “Ahora más que nunca debemos trabajar juntos”, concluye Ana Callol.