Las tasas turísticas son unos impuestos que cada país impone para recaudar dinero para el desarrollo y promoción del turismo en cada territorio. En los países europeos, además de los impuestos convencionales, como el IVA en España, también pagas unas tasas turísticas en traslados aéreos o en el hospedaje.

En el caso de la tasa aplicada a las pernoctaciones, cada turista pagará un impuesto por las noches que se quede en ese alojamiento. En algunos países, como Estados Unidos, excluyen de pagar dicha tasa a los residentes allí y solo lo aplican a extranjeros. Pero en otros lugares, como Cataluña, incluso los propios catalantes la deben pagar.

Tasas turísticas de los países europeos

Italia

Roma: tasas turísticas

Otro de los países europeos que impone las tasas turísticas es Italia. En este caso es un impuesto municipal que va desde los 35 céntimos a los 5 euros dependiendo de la región. Además, según la cantidad de estrellas que tenga el hotel será mayor. Pero en la mayoría de casos solo se aplica a las primeras 10 noches.

En Roma no pagan esta tasa los menores de 10 años, mientras que en el resto de sitios solo la pagan los mayores de 18 años. Además, los hoteles de cuatro y cinco estrellas se paga 3€ por persona y noche, mientras que en el resto solo 2€.

Por otro lado, Florencia cobra 1€ por persona y noche por cada estrella del hotel. Por tanto, si estás en un hotel de 5 estrellas durante 3 noches, serán 15€ extra de tasas. En Milán, a partir de los hoteles de 4 estrellas se paga 5€ por persona y noche. Algo similar a Florencia pasa en Venecia y Verona, a 1€ por cada persona/noche y estrella que tenga el hotel, mientras que otros establecimientos que no son hoteles pagan 2€.