dormir

Hoy más que nunca las empresas buscan a profesionales que den el máximo de sí mismos en sus correspondientes labores. Las vacantes son escasas, mientras que la cifra de aspirantes resulta muy elevada. Es por ello que conviene rendir plenamente durante las ocho horas de duración de la jornada.

Sin embargo, ello no es posible en caso de que el individuo en cuestión no descanse bien. ¿Te notas con tedio por las mañanas? ¿Resulta difícil para ti levantarte de la cama y estar concentrado en el puesto de trabajo? Entonces no te pierdas las siguientes claves con las que conseguirás dormir mejor, lo cual a posteriori se traducirá en que trabajes más eficientemente.

La importancia de la ropa de cama

Generalmente los españoles le dan mucha importancia a la cama en sí. Ello es positivo, siempre y cuando no se olvide otro aspecto de suma relevancia. Nos referimos a los elementos textiles que servirán para abrigarte, sobre todo ahora que las frías noches poco a poco irán haciendo acto de presencia cuando se acerque el mes de octubre.

El subconsciente es muy traicionero, especialmente a la hora de dormir. Si no estás cien por cien a gusto con aquello que cubre tu cuerpo, el descanso no será óptimo. Así pues, conviene renovar la ropa de cama. Deshazte de lo antiguo y compra edredones modernos que satisfagan tus gustos a nivel visual.

No hay nada mejor que, en una fría noche otoñal o invernal, tumbarse en una cama que ha sido debidamente hecha. Que no se apodere de ti la pereza en la mañana anterior y dedica un par de minutos a colocar bien todos los conjuntos textiles.

Más allá de estar satisfecho en términos visuales con el edredón que elijas, el mismo al hacer gala de los materiales más actuales –como la microfibra de tacto pluma– te brindará una temperatura idónea a lo largo de toda la noche.

Este aspecto es importante. Muchas de las pesadillas que tienen lugar vienen dadas a causa de que tu organismo no se siente bien con la escasa cifra de grados centígrados a los que se encuentra. Los mejores edredones y aquellos más modernos se caracterizan por ser capaces de mantener la temperatura corporal, facilitando a su vez la transpiración del conjunto y mejorando tu calidad de sueño.

Elevar la cama

La mayoría de trabajos que se desarrollan en España conllevan permanecer sentado durante una considerable cantidad de tiempo. Ello no supone impedimento alguno para muchas personas. Aun así, a ciertos individuos sí les pasa factura.

Nos referimos a aquellos que acostumbran a levantarse con la sensación de tener las piernas muy cansadas. ¿Cómo es posible si han permanecido reposando durante toda la noche?

Tal vez el sujeto en cuestión sufra alguna patología que afecta a la circulación sanguínea, las cuales son desconocidas por las personas en una inmensa cantidad de ocasiones. Un claro ejemplo es el del Factor V Leiden, el cual hace que la sangre sea más densa y, por ende, circule sin tanta fluidez.

En caso de tener la más mínima sospecha de que tu circulación del tronco inferior no es todo lo buena que cabría esperar, así como si simplemente te despiertas cansado de las piernas, no dudes en elevar la cama de forma parcial.

Para tal fin no es necesario comprar un somier articulado. Si bien es cierto que se trata de la elección ideal, puedes optar simplemente por colocar una almohada entre el somier y el colchón, justo en la parte final –donde irían colocados los pies en la posición habitual de dormir–.

Por supuesto, también puedes hacer uso de la misma almohada para emplazarla directamente debajo de tus piernas. El objetivo es claro: lograr que la parte final del tronco inferior se encuentre por encima del nivel al que se ubica tu cabeza. ¿Por qué motivo?

Dicho aspecto se traducirá en un óptimo retorno venoso. Es decir, la sangre fluirá por todo el organismo por igual, sin quedarse ‘atrapada’ en las piernas con el consecuente dolor y tedio al despertarte. Por si fuera poco, tendrás la capacidad de permanecer sentado en tu oficina durante toda la jornada sin que ninguna clase de molestia se apodere de ti.

Reproducción de sonidos relajantes de la naturaleza

¿Eres de esas personas que duermen mucho mejor cuando llueve? Los psicólogos afirman que este tipo de sonidos propios de la naturaleza liberan serotonina. De esta manera la mente, en caso de que tenga alguna preocupación, se olvida de ella temporalmente ayudándote a relajar.

Aunque el otoño que está a punto de llegar previsiblemente dará pie a mayores lluvias que las vividas en verano, no tienes por qué esperar a las precipitaciones. Existen aplicaciones para el móvil capaces de reproducir artificialmente desde la lluvia hasta el ardiente fuego de una chimenea, logrando conciliar el sueño en un tiempo récord gracias a la relajación que te proporcionará.

Comentarios de Facebook