Llevamos durante toda la pandemia y por las graves consecuencias para el empleo y la economía escuchando y leyendo, el favorecer a los más perjudicados por la crisis pero parece que la realidad es otra. Al menos en lo que se refiere a cumplir con Hacienda. La Declaración de la Renta que se hará en el año 2021 puede pasar factura a los afectados por un ERTE en 2020, pese a que el motivo haya sido de fuerza mayor por el coronavirus.

Quizá mucha gente no ha caído en que la parte correspondiente al pago que cubre el SEPE de su nómina, no lleva incluido el pago del IRPF correspondiente, que se aplica según cada tramo salarial. Traducido, el SEPE no aplica la retención que sí hace una empresa con su asalariado y Hacienda la reclamará. Así, cada trabajador que ha sido incluido en un ERTE y que cobre menos de 24.000 euros brutos al año podría tener que abonar más de 1.300 euros a la Agencia Tributaria en la Declaración de la Renta 2020, que habrá que presentar en 2021.

ERTE

El odiado doble pagador a causa del ERTE

La realidad es que el ERTE aplicado no deja de considerarse una paga aparte, una ayuda y medida excepcional que no se suma a los emolumentos habituales de tu empresa. Cuando una persona está afectada por un ERTE pasa a tener dos pagadores: su propia empresa y el SEPE, el Servicio Público de Empleo Estatal Este, que se hace cargo de una parte de la prestación cobrada durante la aplicación del Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Y en estos casos, la cantidad límite para estar exento de declarar baja.

Pero ¿todos tendrán que pagar a Hacienda por este concepto? Según los cálculos del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), los trabajadores afectados durante cuatro meses por el ERTE y sin hijos a cargo, sea cual sea la situación, les saldrá a pagar con Hacienda el próximo año. La diferencia de lo que tendrás que pagar no difiere mucho si cobras 24.000 euros al año o si ganas 60.000. Otros cálculos elevan aún más la cifra: una persona que cobra 19.500 euros brutos al año y que ha estado durante cuatro meses en un ERTE tendrá que pagar en la próxima declaración de la renta 2.169 euros a Hacienda. Y hablamos de un caso muy habitual. Un dato: una persona con un sueldo anual de 90.000 euros, tendría que pagar menos.

¿Se puede evitar de alguna manera?

Ante Hacienda es difícil escaquearse o minimizar daños pero ¿hay alguna manera de evitar ese pago o pagar menos debido al ERTE? Pues desgraciadamente lo único que puedes hacer es prepararte para que no te cueste tanto ese pago. O bien puedes pedir a tu empresa o al SEPE que te retenga un porcentaje mayor de tus ingresos para pagar luego menos o no pagar o bien ser previsor y guardar ese dinero que nos están adelantando en vez de gastarlo para pagar dentro de un año a Hacienda.

¿Pero pueden negarse a retenerme más en mi empresa si lo solicito? Pues muchos trabajadores piensan que no se puede o que la empresa se puede negar pero no es así.

La realidad es que, con estos ERTEs, hará que en 2021 muchos de los que no tenían que hacer la declaración al no llegar al límite de 22.000 euros tendrán que “pasar por caja”. Con el doble pagador el límite máximo exento baja a 14.000 euros del primer pagador y 1.500 euros del segundo, cantidad que han superado casi todos con el ERTE durante cuatro meses.

Comentarios de Facebook