De un día al otro las empresas han tenido que implementar el teletrabajo en la gran mayoría de su plantilla. Es que la pandemia ha forzado a todo tipo de compañías, tanto grandes como pymes, a utilizar este modo de trabajo para poder subsistir durante la pandemia.

A pesar de que esta es una modalidad que no es nueva, no muchas empresas en España contaban con un protocolo para el teletrabajo y han tenido que improvisar. Además de las complicaciones que el cambio tan repentino ha representado para los trabajadores, las empresas también han encontrado problemas en el camino que ponen en peligro su ejercicio, como es la ciberseguridad.

Mantener la seguridad fuera de la oficina

Sin dudas, este año se ha demostrado la factibilidad del teletrabajo en muchos puestos, pero también ha denotado la falta de preparación de las empresas frente a esta modalidad. Son muchos los países europeos que han tenido que sancionar leyes para que las empresas provean elementos necesarios al trabajador, como una silla y otros accesorios además del ordenador, e incluso poner límites a los horarios de teletrabajo.

Pero sin duda otra de las grandes deudas del teletrabajo es ¿cómo garantizar la ciberseguridad? Poder asegurar los datos e información de una empresa es de vital importancia para que estas no caigan en manos equivocadas. Y con la masiva expansión del teletrabajo las empresas han tenido que poner especial atención en sus protocolos de seguridad en línea.

Uno de los mayores riesgos para la seguridad online de las empresas se encuentra en la conexión a Internet. Cuando el trabajador se conecta desde una red doméstica, o una red abierta como la de un hotel, café o co-working, toda la información que viaja mediante Internet se pone en peligro.

A esta problemática, una de las soluciones que muchas empresas han implementado es invertir en una VPN para sus trabajadores. ¿Pero qué es una VPN? Virtual Private Network o VPN es una tecnología que protege la conexión a Internet. Esta herramienta genera un túnel entre el dispositivo y la red, ocultando su IP y encriptando toda la información que se envía y recibe. De esta forma, toda la información sensible de la empresa contará con una capa más de seguridad.

Además de contar con una VPN, los expertos aseguran que los equipos deben estar siempre actualizados, para garantizar que cuentan con la mejor versión de software, con soluciones de antivirus instaladas y los parches de seguridad correspondientes.

Invertir en seguridad, una apuesta al futuro

Al día de hoy, la ciberseguridad es algo de vital importancia tanto a nivel personal como laboral. Proteger la información que compartimos y recibimos mediante Internet es algo que cada vez más personas y empresas buscan mejorar. Para evitar las estafas de phishing, los malwares, la filtración de datos y otras problemáticas, las empresas deben invertir en softwares y protocolos de ciberseguridad.

Sin lugar a dudas el teletrabajo ha llegado para quedarse en muchísimas empresas y es por ello que es importante comenzar a invertir y preocuparse por la seguridad informática de esta modalidad. Esta modalidad representa beneficios económicos para las compañías y otras ventajas para los trabajadores, pero también presenta desafíos que deben ser atendidos con urgencia para garantizar la integridad de las empresas.

Una estrategia de ciberseguridad y contar con herramientas como una VPN no es algo sólo para las grandes empresas, sino que es muy útil también para Fintech, pymes y emprendimientos que buscan trabajar de forma segura.