Christine Lagarde

La extenuante jornada en Estrasburgo ha llegado a su fin con el acuerdo entre los líderes europeos. Ursula von der Leyen ha sido designada como nueva presidenta de la Comisión Europea, el español Josep Borrel como jefe de la diplomacia en Europa y vicepresidente de la Comisión, mientras que será Christina Lagarde quien ejerza la presidencia del Banco Central Europeo (BCE).

El BCE se plantea que un auditor independiente investigue a BBVA por las escuchas de Villarejo

Faltan pocos días para que BBVA haga públicas las principales conclusiones de la investigación interna encargada a expertos de Garrigues, Uría &...

La francesa, que hasta el momento ostentaba el puesto de directora gerente del Fondo Monetario Internacional, ha decidido renunciar de forma temporal tras conocer que ha sido nominada a ocupar la presidencia del BCE. “Tras consultar al Comité de Ética y el directorio ejecutivo, he decidido renunciar temporalmente a mis responsabilidades como directora gerente del FMI durante el proceso de nominación”, ha señalado Lagarde a través de un comunicado, minutos después de conocer la noticia.

La francesa ha asegurado sentirse muy “honrada” tras un nombramiento que ha llegado en una larga jornada de conversaciones en Estrasburgo. Tras la falta de entendimiento en jornadas previas, este martes la situación no ha variado mucho. Diferentes posturas, cesiones y faltas de acuerdo hasta que pasadas las 19:00 horas se ha hecho oficial el reparto de altos cargos de la Unión Europea.

PUIGDEMONT NO ACUDIÓ A ESTRASBURGO

En España la jornada la ha marcado también Carles Puigdemont. El exvicepresidente de Cataluña, que había dejado en el aire su presencia en la Eurocámara, finalmente no ha acudido siquiera por temor a ser arrestado por un acuerdo firmado hace años entre España y Francia. Puigdemont, que se ha desplazado hasta Alemania, cerca de la frontera con Francia, se ha comunicado con los manifestantes independentistas a través de un vídeo, en el que ha afirmado que “lucharán hasta el final” y que espera que frenen la “regresión y la represión”.