Huawei

Donald Trump mantiene su alerta por Huawei y el peligro que supone para la “seguridad” de su país. Sin embargo, el presidente de Estados Unidos ha asegurado que el problema de su Administración con Huawei podría resolverse siempre y cuando se llegue a un acuerdo comercial con China.

En un encuentro con los medios en la Casa Blanca, Trump ha insistido en que Huawei y sus productos son “peligrosos”. “Miras lo que han hecho, desde el punto de vista militar y de la seguridad… es peligroso. Pero es posible que, si hacemos un pacto, Huawei sea parte de ese trato”, ha reconocido.

En este sentido, el mandatario estadounidense ha explicado que este acuerdo sería “muy bueno” para el país, aunque ha descartado referirse a las consecuencias que tendría para la empresa china. “Es muy pronto para eso. Ahora estamos muy preocupados de Huawei y de nuestra seguridad”, ha zanjado.

HUAWEI, “UN RIESGO PARA LA SEGURIDAD NACIONAL”

El pasado jueves, Trump firmó una orden ejecutiva que prohíbe a las empresas estadounidenses de telecomunicaciones utilizar dispositivos elaborados por compañías que puedan suponer “un riesgo para la seguridad nacional”, lo que abría la puerta a una posible prohibición con el gigante asiático Huawei.

El decreto invoca la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, que da al presidente la autoridad de regular el comercio en respuesta a una emergencia nacional que amenace a Estados Unidos. La medida ordena al Departamento de Comercio, que trabaja con otras agencias del gobierno, a presentar un plan de aplicación dentro de 150 días.

En un comunicado difundido por la Casa Blanca, el mandatario estadounidense justificaba su decisión en los ataques recibidos por “adversarios extranjeros” que tratan de “explotar debilidades en los sistemas de información y comunicación” de su país.

En este sentido, Trump explicó que esta amenaza existe por el uso personal de dispositivos o servicios ofrecidos por aquellas empresas –como sería el caso de Huawei– que tratan de llevar a cabo un espionaje centrado en la economía y la industria de los Estados Unidos.

CONSECUENCIAS DE LA ORDEN DE TRUMP

Los últimos movimientos del presidente estadounidense llevaron a que el gigante estadounidense Google suspendiese los negocios con Huawei que requieran la transferencia de productos de hardware y software, excepto los cubiertos por licencias de código abierto.

La decisión, consecuencia de la inclusión de la empresa china en la “lista negra” de empresas que suponen una amenaza para la seguridad nacional, priva a Huawei de acceso inmediato a las actualizaciones del sistema operativo Android. Asimismo, la próxima versión de sus móviles para el exterior de China tampoco contará con aplicaciones y servicios como Google Play Store o Gmail.