China inyectó esta madrugada liquidez en el sistema financiero ofreciendo préstamos de mediana duración a los bancos, lo que supone el último esfuerzo del Gobierno de Xi Jingping para apoyar el crecimiento económico de su país, después de mantener los tipos de interés de los préstamos sin cambios.

El Banco Popular de China (PBOC) agregó 43 mil millones de dolares en yuanes a través de una línea de crédito a mediano plazo, de los que 286 mil millones de yuanes han sido utilizados para renovar los préstamos que vencían hoy. Los prestamos fueron ofrecidos a un año al 3,25%, según un comunicado del propio banco central chino. El organismo monetario esta vez no inyecto efectivo a través de operaciones de recompra inversa, “las Repos”, lo que supone 19 sesiones diarias sin usar este recurso para dar liquidez a los bancos,el periodo de pausa más largo en lo que va de año.

La necesidad de impulsar la economía puede haberse vuelto menos apremiante para China después de que las autoridades acordaron la primera fase de un acuerdo comercial más amplio con los EE UU así como varios compromisos sobre la propiedad intelectual de la tecnología de las empresas americanas y sobre una coordinación en las intervenciones sobre los mercados de divisas para evitar la manipulación cambiara que debilite en exceso al Yuan (CNH) y haga apreciarse al Dolar Americano (USD).

Las autoridades chinas ya habían agregado 16 mil millones de dolares al sistema bancario con la reducción de los tipos de interes de los prestamos a medio plazo para los bancos el 6 de diciembre y liberaron 29 mil millones de dolares el 15 de noviembre. El PBOC también redujo el costo de los préstamos en noviembre. Las medidas surgieron en medio de una perspectiva incierta para la economía, que se estaba expandiendo al ritmo más lento desde la década de 1990. Una mejora sorprendente en la actividad manufacturera del mes pasado ofreció un rayo de esperanza para la economía china.

El acuerdo sobre la no manipulación de divisas ha sido clave para que se cierre oficiosamente el acuerdo sobre la guerra comercial en su primera fase. El Yuan durante años fue manipulado deliberadamente para mantenerlo demasiado barato. Después del anuncio de una nueva ronda de aranceles el 1 de agosto, las autoridades chinas
permitiero que el reminni se debilitara por encima del número magico de los 7 yuanes por dólar. Ahora, con el acuerdo bajo el brazo, la divisa china ha retrocedido por debajo de 7.

Esto es una clara señal de que China firma la paz al ejecutar y exactamente lo que los estadounidenses querían ver. Además, el presidente Donald Trump quiere un dólar más débil, lo que haría las exportaciones estadounidenses más competitivas. Si el riesgo percibido por los mercados continúa disminuyendo, podemos esperar un mayor debilitamiento del billete verde. Eso es bueno para prácticamente todos.

Los mercados de divisas importan y demuestran que los estadounidenses han ganado algo tangible, un dólar más débil, mientras que los chinos han entregado algo tangible, un yuan más fuerte, lo que permite a ambas potencias guardar arsenal monetario de intervención en el mercado para imprevistos futuros y explica la intervención comedida del PBOC de esta madrugada.

Comentarios de Facebook