Los jóvenes menores de 35 años recibieron una buena noticia en las últimas horas. El Gobierno ha lanzado un cheque vivienda de hasta 10.800 euros para que estos puedan independizarse. Pero, ¿quienes pueden hacerse con uno de ellos? El Plan Estatal de Vivienda está pensado para personas mejores de 35 años y con un salario inferior a los 19.170 euros anuales en 12 pagas.

Ahora bien, esta ayuda no puede superar el 20% del valor del inmueble. Además de ellos, la casa adquirida tendrá que ser la vivienda habitual del comprador durante un periodo de cinco años y el titular no podrá ser propietario o usufructuario de otro.

Esta medida viene por el dato alarmante de que la mayoría de los jóvenes españoles no pueden independizarse. La falta de empleo o el reducido salario que cobran no les permiten alquilar una vivienda o, lo que es peor, comprarla.

Según Eurostat, los jóvenes españoles dejan el hogar de sus padres a los 28,9 años, una edad muy por encima de la media europea, que es a los 26,1 años.

Pero la diferencia no termina ahí. En el primer puesto de la tabla se encuentran los suecos, que abandonan el hogar familiar a los 19,6 años; los daneses a los 21; y los finlandeses a los 21,9. Es decir, que en España los jóvenes se independizan 10 años después que en algunos países.

Las expectativas que han levantado esta medida son elevadas, pero esconde una pequeña pregunta. ¿Volverá la burbuja inmobiliaria?

Los españoles se independizan de media a los 28 años

Antes de nada, los responsables de empresas del sector califican la propuesta de forma negativa. Para Manuel Gandarias, director del gabinete de estudios de Pisos.com, es “a corto plazo, negativa”.

Por su parte, el director general de Pisos.com, Miguel Ángel Alemany expresa que “incentivar la compraventa y el alquiler de vivienda a través de ayudas directas es un error que va en contra del funcionamiento natural del mercado. Este debe regularse conforme a las leyes de la oferta y la demanda, sin introducir elementos desestabilizadores”.

En la misma posición se expresa el jefe de estudios de Idealista, Fernando Encinar, quien la califica de “un plan decepcionante”. Para ello, argumenta varios motivos. El primero es que “recurre de nuevo a viejas fórmulas con la puesta en marcha de ayudas a los jóvenes para la compra de una casa generando la falsa expectativa de que todo el mundo debe ser propietario”. Sin embargo, la más alarmante es la segunda. Según Encinar, “incentiva otra vez el endeudamiento masivo por parte de los más jóvenes”.

Vuelta a la burbuja inmobiliaria

Con este tipo de cheques, “tanto propietarios como agencias inmobiliarias lo que hacen de alguna manera es repercutir en el precio”, explica Gandarias. Sin embargo, no deja de insistir en que medidas de este tipo “son necesarias”. En esta misma línea se expresa Encinar. “Dar ayudas directamente a jóvenes menores de 35 años provocará un aumento artificial del precio“.

Ahí el más beneficiado sería el propio sector. Según Gandarias lo “revitalizaría”. Este incremento se sumará al que viene viviendo el sector desde hace unos meses. Y es que el pasado mes de abril, el precio de la vivienda usada se encareció un 3,1% respecto al año anterior, situándose en los 1,67 euros por metro cuadrado, según el informe elaborado por Fotocasa.com

Otro aspecto que podría ocurrir es la creación de un círculo vicioso en el que los más perjudicados son los mayores de 35 años. Al recibir la ayuda y encarecerse el precio de la vivienda, los mayores de esta edad que no cuentan con una propiedad verían más difícil el acceso a ella. Sin embargo, “no tiene por qué ocurrir en todos los casos”.

“No creo que de forma generalizada se trasladase todo a precios y que se convirtiese un círculo vicioso. Al final, lo que puede provocar es que los precios repunten algo más de lo normal”, argumenta.

Desde Idealista, Encinar explica que la medida “perjudica gravemente a aquellas personas mayores de 35 años (y que ganen más de 19.170,39 euros al año en 12 pagas o 22.365,42 euros en 14 pagas) que no pueden acogerse a esta ayuda ya que no contarán con la ‘extra’ del Gobierno y se enfrentarán a una subida de precios provocada, precisamente, por esa ayuda gubernamental”.

El precio de le vivienda se incrementará con la ayuda

La misma opinión comparte Alemany al afirmar que “los incentivos gubernamentales solo suben de forma artificial el precio de compra y la mensualidad de alquiler, dado que provocan un efecto llamada. No obstante, habrá que ver el alcance de estas ayudas, dado que el límite de ingresos para acceder a ellas es un obstáculo ante la banca si se compra en solitario y no se cuenta con un ahorro previo”.

Alemany añade que “con este movimiento, el Gobierno deja fuera de juego a una parte muy importante de los ciudadanos que con mucho esfuerzo han estado ahorrando y seleccionado oferta, y que ahora, tendrán que asumir el coste de estas ayudas como contribuyentes, además de un encarecimiento de la vivienda que no responde a causas lógicas”.

Endeudamiento masivo

La cuantía otorgada es sólo una ayuda, no completa el precio de la vivienda. De esta forma, unos de los actores más beneficiados de ello serán los bancos.

Encinar explica que esta medida provocará el endeudamiento masivo por parte de los jóvenes. Es decir, se echarán a los brazos de los bancos para poder comprarse un lugar en el que vivir. Todo ello en un momento en el que el endeudamiento de las familias aumentó ligeramente en marzo, pero el cual se sigue manteniendo en niveles precrisis. Es decir, en los 708.451 millones de euros. Un nivel bajo consecuencia del desapalancamiento que ha protagonizado las familias que han podido quitarse de encima la hipoteca.

Pero el sector bancario no se irá de rositas. El endeudamiento llevará de nuevo a un aumento de la morosidad, la cual ha continuado con su tendencia bajista hasta el 9,14% con el que cerró el mes de febrero.

Según explica Gandarias, para “una ayuda máxima de 10.800 euros para una compraventa de una vivienda media en España, que puede estar en los 100.000 euros, estamos hablando de que el 80% se podría financiar, aunque habría que tener el 20%. A eso hay que añadirle que un 10% más de gastos notariales, registros de la propia compraventa y el préstamo. Por lo tanto estamos hablando que esos 10.800 euros podrían suponer el 10% sobre el total de la operación”.

¿Qué ocurre con los bienes embargados por impago de hipotecas?

Y es que, aunque haya una ayuda “los bancos van a tener o van a seguir teniendo sus criterios de solvencia para dar los préstamos hipotecarios”. Es decir, que seguirán viendo cuánto puede aportar el trabajador de fondos propios, de los ahorros.

Esta ayuda, continúa Gandarias, “no deja de ser una aportación adicional y, por lo tanto, permite que aumente la demanda solvente”.

Y es que, como se ha comentado anteriormente, el Plan “puede beneficiar a los bancos”, aunque es “difícil cuantificar el impacto”. Aun así, Gandarias expresa que este impacto “será poco”.

Los que lo tendrán más fácil son aquellos que acudan en pareja a solicitar un préstamo bancario. Aunque la ayuda se preste a una persona, el banco valora de forma más positiva si se comparte el pago de la hipoteca. “Tienen más fácil acceder cuando son dos y son dos los que contribuyen al pago de la hipoteca y los ingresos mensuales para acceder a ella, mientras que uno solo es mucho más complicado”, añade.

Incentivar la compraventa y el alquiler de vivienda a través de ayudas directas es un error

Precipitación e incertidumbre

El Gobierno se ha precipitado a la hora de anunciar el Plan porque su puesta en marcha “no dependen única exclusivamente del Gobierno, sino que dependen las ayudas de las comunidades autónomas y los ayuntamientos”, explica Gandarias.

Además, el cheque no entrará en vigor hasta 2018, por lo que las posibles operaciones que se podrían llevar a cabo este año se paralizarán. Es decir, que aquellos que podrían haber tomado algún tipo de decisión podrían aplazarlas de cara a esperar que puedan tener ayudas”, argumenta.

Propuestas

Los portales inmobiliarios españoles no están del todo de acuerdo con el Plan Estatal de Vivienda. Piden que los jóvenes puedan acceder a una pero de otra forma.

Concretamente, el director general de Pisos.com comparte la necesidad de “acercar la vivienda a los jóvenes, pero a través de otras fórmulas, como fortaleciendo su estabilidad laboral y mejorando sus sueldos con incentivos a empresas, o bien flexibilizando las condiciones de financiación respecto a intereses reducidos, plazos de amortización largos o periodos de carencia, por ejemplo.

Y es que, aunque la intención sea buena, el sector inmobiliario no está del todo de acuerdo con ella. Para ellos se queda corta y llevará a una situación que los españoles ya han vivido y que les ha llevado a una importante crisis. Las familias volverán a altos niveles de endeudamiento y si no mejora su situación salarial se incrementará también la morosidad con las entidades bancarias. Es por ello que los portales inmobiliarios insisten en facilitar el acceso de la vivienda de otra forma y conseguir así que no se repita la historia de hace pocos años.