Cepsa

Hace dos años Cepsa marcaba un punto de inflexión en el mercado eléctrico. La irrupción de una petrolera y, lo que era más importante, una compañía con una fuerte presencia de marca, generaba incertidumbre entre las grandes eléctricas. Sobre todo porque fue el desembarco. Después llegaría Repsol con un impacto mayor. Pero la historia se ha acabado.

La tendencia para Cepsa no era muy positiva. Los trimestres fueron pasando y, al contrario de lo que sucedía con Repsol que no paraba de crecer (al margen de su compra de clientes), la base de usuarios no se incrementaba. Y eso que la petrolera controlada por Mubadala y The Carlyle Group ha quemado mucho dinero en marketing para hacer llegar su oferta a los consumidores.

Con este recorrido, el inicio de 2021 ha dictado sentencia. Cepsa ha alcanzado un acuerdo para traspasar su cartera de clientes residenciales de electricidad y gas a la comercializadora Podo, que asciende a unos 75.000 clientes, en una operación que el grupo enmarca dentro de la revisión de los activos que está realizando para centrarse en los negocios más estratégicos.

El desglose de esos clientes, según las cifras que aporta la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) tras el primer trimestre de 2020, eran 48.000 usuarios de luz y 27.000 de gas. Así, la parte eléctrica ha sido en gran parte el detonante. Estar por debajo en número de abonados de Watium, Eléctrica de Cádiz o Factor Energía ha dejado claras las carencias de Cepsa para crecer de forma orgánica.

La petrolera ni siquiera ha sido capaz de competir con los ‘outsider’ del mercado como Holaluz, Aldro o Fenie. Y todo ello, cabe remarcar, con un gasto en marketing y promoción que está por encima de estas pequeñas comercializadoras. Por eso, ahora la apuesta va en otra dirección.

CEPSA SE AFERRA AL GAS

Actualmente, el grupo dirigido por Philippe Boisseau está definiendo la que será su nueva estrategia a largo plazo, que presentará en los próximos meses y con la que abordará los desafíos de la transición energética e impulsará la transformación y el crecimiento de la compañía.

En este mercado en concreto, la compañía impulsará el desarrollo de energías renovables y reenfocará la comercialización de gas y electricidad hacia esos clientes industriales.

En cuanto a la operación, el traspaso de esta cartera de Cepsa en el mercado minorista de luz y gas, que ya cuenta con las aprobaciones regulatorias oportunas, se producirá durante los próximos meses. Los clientes mantendrán durante un mínimo de seis meses las condiciones de los suministros de luz y gas y el servicio de mantenimiento, así como los descuentos de la tarjeta ‘Porque TU Vuelves’. Igualmente, la electricidad suministrada continuará siendo 100% renovable, destacó Cepsa.