La patronal de los empresarios, CEOE, reclama al Gobierno un plan de ayuda integral al turismo e insiste en la necesidad de prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta Semana Santa, al tiempo que solicita recuperar cuanto antes la imagen de España en el exterior.

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha asegurado que el sector turístico español está “muy afectado” y necesita una ampliación de los ERTES durante unos meses más. En este punto, ha abogado por no discriminar a subsectores dependientes directa o indirectamente del turismo (hosteleria, ocio nocturno, comercio o incluso lavanderías) “que también lo están pasando mal y que necesitan ayudas inminentes”.

En la presentación del informe ‘Gestión de la crisis turística provocada por la Covid-19’, el líder de la patronal ha afirmado que no es una cuestión de ERTE, ni de los avales del ICO, “es que aquí tenemos que hablar de un plan de ayuda integral al turismo donde tiene que haber planteamientos financieros”.

En ese contexto, el informe presenta propuestas y recomendaciones para acelerar la salida de la crisis y afianzar la recuperación. “Tenemos que hablar de un plan de ayuda integral al turismo, en el que tiene que haber ayudas financieras a todas las actividades de la cadena de valor, como el ocio o la alimentación”, recalcó el presidente de CEOE, durante la presentación del informe.

El estudio presenta tres bloques de propuestas para facilitar la liquidez, para impulsar la demanda y para reducir los costes operativos. En cuanto a la liquidez, exige mantener e incluso ampliar los aplazamientos de deudas con Hacienda y la Seguridad Social, y proseguir con los créditos avalados por el ICO, mientras que en el caso de los costes operativos, propone mantener los ERTE por fuerza mayor hasta la recuperación de la demanda y elevar la flexibilidad en la negociación de alquileres.

Para impulsar la demanda, aboga por lanzar una campaña de comunicación que recupere la imagen de España, medidas sanitarias para generar confianza en el turista, restablecimiento de la conectividad aérea, facilitar la suscripción de seguros médicos de viaje para turistas internacionales, así como reducir al 7% durante 2020 y 2021 los tipos impositivos aplicables a los servicios prestados por el sector turístico.

La reducción de tipos afectaría a los servicios de alojamiento, restauración o transporte de viajeros, pero también a las prestaciones de servicios a las que le sea de aplicación el régimen especial de agencias de viajes y a otros servicios de la cadena de valor del turismo.

El informe, que compara con otras situaciones en países europeos, muestra cómo Alemania rebajó el tipo general del IVA del 19% al 16% y el tipo reducido del 7% al 5% hasta el 31 de diciembre de 2020, mientras que Reino Unido ha bajado el IVA que grava el turismo del 20% al 5% durante 6 meses, lo que supondrá, según estimaciones de Chus Escobar, socia responsable de Sector Público y de Financial Accounting Advisory de EY, una inyección de 4.100 millones de libras esterlinas (4.600 millones de euros), una cuantía superior a la dotación del plan de reactivación para todo el sector en España.

El informe también propone para la reactivación del sector turístico español la exoneración temporal de tasas turísticas, medidas fiscales por parte de los ayuntamientos, así como el lanzamiento de una campaña para la promoción del destino España adaptada a las circunstancias actuales, “destacando el esfuerzo y la inversión de las empresas españolas por garantizar la seguridad en sus establecimientos”.

PROLONGACIÓN DE LOS ERTES

Garamendi realizó estas declaraciones a pocas horas de que se reúna en Palma de Mallorca con la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, con los responsables de la Alianza para la Excelencia Turística Exceltur, antes de que mañana Gobierno, patronal y sindicatos se reúnan para negociar una posible prórroga de los ERTE más allá del 30 de septiembre.

“También necesitamos saber los trabajadores que estarán incluidos en los ERTE, si estarán los fijos discontinuos o los temporales”, recalcó Garamendi, que puntualizó que la prioridad debe ser ayudar a los trabajadores que no tienen empleo y alargar la duración de las suspensiones hasta la próxima temporada. “Los destinos están vacíos y lo estarán muchos meses”, alertó.

Por ello desde la CEOE se aboga por la elaboración de un plan estratégico, con la participación de los agentes públicos y privados, que incorpore en su diagnóstico la situación actual y las dificultades para la recuperación de la demanda. El plan debe tener en cuenta la situación de partida, las singularidades de los diferentes destinosespañoles y las nuevas condiciones en las que se va a desarrollar la actividad turística en el mundo.

“La apuesta por la calidad ya no es suficiente. Es preciso incorporar cuestiones esenciales como la seguridad sanitaria y personal, la formación, la sostenibilidad y la digitalización, fundamentalmente”, reclamó Garamendi.

AYUDAS AL TURISMO A CORTO Y MEDIO PLAZO

Desde el Consejo de Turismo de CEOE aseguran estar preparados para trabajar con el Gobierno con el objetivo de diseñar tanto un plan de ayudas de manera urgente e inmediata como una estrategia de turismo para que este recupere su papel.

“La demanda es fundamental. Insistimos en que es necesario trabajar en una comunicación con el exterior para recuperar la confianza”, señala la presidenta del Consejo de Turismo, Cultura y Deporte de CEOE, Marta Blanco quien recordó el papel sistémico del turismo en la economía española.

En su opinión, este plan deberá permitir a las empresas sobrevivir y poder afrontar una situación crítica al tiempo que el turismo recupere el espacio que siempre ha tenido en la economía española “generador de empleo riqueza y bienestar social”.

“Necesitamos un nuevo enfoque donde la seguridad sanitaria sea un elmento fundamental”, concluyó Blanco añadiendo que se debe hacer un planteamiento turístico “totalmente novedoso” y entendiendo que el virus sigue presente en todo el mundo y seguirá estando durante bastante tiempo.