Photographer: Pau Barrena/Bloomberg

Ha sido arrestado el consejero delegado de Audi, Rupert Stalder, por el escándalo de los últimos días sobre las trampas que se han realizado con el diésel, lo que lo convierte en el objetivo de más alto perfil en la investigación que ha envuelto al fabricante de automóviles y director de Volkswagen durante casi tres años.

Los fiscales de Munich que han sido los encargados de investigar el papel de Audi en el escándalo de 2015 consideraron que la mejor decisión era la de arrestar a Stalder por el riesgo de que pueda alterar las pruebas, según un comunicado.

La decisión pone en duda el futuro del gerente a la cabeza del colaborador de ganancias más importante de Volkswagen. La presión sobre Stalder se ha ido acumulando constantemente en los últimos meses, incluida una redada en su casa la semana pasada. Hasta ahora, el respaldo de las familias Porsche y Piech, que controlan al mayor fabricante de automóviles del mundo, le aseguró continuar en el puesto que ocupó desde 2007. Pero el consejo de supervisión de Volkswagen se reúne hoy, y el futuro de Stalder será uno de los temas de debate principales.

“No creo que VW pueda darse el lujo de dejar a Stalder en el puesto”, dijo por teléfono Juergen Pieper, un analista de Metzler Bank. “En realidad es un misterio para mí que lo dejen en su lugar por tanto tiempo”, añadió.

Incluso si él no estuvo involucrado directamente en la manipulación del motor diésel, ha habido una indudable falta de supervisión en Audi que se prolongó durante años, dijo Pieper.

“Lo que es realmente decepcionante también es que 2 años y medio después de que salió a la luz la trampa del diésel, la marca continúa sometida al escrutinio sobre el software utilizado en los modelos actuales” dijo.

VARIAS SONDAS

Los fiscales de Munich, Stuttgart y Braunschweig continúan sus investigaciones sobre el fabricante de automóviles y sus unidades. En abril, las autoridades de Stuttgart detuvieron a un gerente de motores senior en la marca de lujo Porsche, después de realizar redadas en 10 sitios como parte de una investigación de larga duración. Wolgang Hatz permanece bajo custodia después de haber dirigido el desarrollo del motor de VW desde 2007 a 2011.

Volkswagen disminuyó un 2,2% a 157,88 euros y se negoció un 2% en las operaciones locales, extendiendo pérdidas en este año del 5,2%.

Casi tres años después del escándalo, VW enfrenta una multitud de investigaciones tanto en Alemania como en el extranjero, con procedimientos legales pendientes en un total de 55 países e investigaciones sobre la manipulación de la bolsa en su mercado local. Es más, la compañía ha destinado más de 27 mil millones de euros en multas, recompras y costos. Los inversores han acusado a la compañía de informar a los inversores demasiado tarde sobre la investigación, una opinión que el fabricante de automóviles ha impugnado.

Elisabeth Behrmann and Christoph Rauwald para Bloomberg

Comentarios