Ejecutivos Ibex

Este viernes, nuestras empresas de la semana en Bolsa son las que más y menos han subido en 2019. No ha sido un mal año para el Ibex 35. Tras el sprint final (de septiembre a diciembre suma más de un 9%) y a dos jornadas y media de cerrar el ejercicio, 24 valores lograrán hacerlo con alzas y 11 a la baja. De los que suben, 14 lo hacen a doble dígito y Cellnex (+95%) se corona como el valor más alcista.

En el lado de las subidas también está Ferrovial, que avanza un 55% o Siemens Gamesa (un 47%). En el lado opuesto, Ence con una caída del 34%, se convierte en el farolillo rojo de este 2019. No muy lejos está Bankia, que pierde un 25% y Arcelormittal, que cede un 13%.

Fuera del índice, entre las 125 empresas de la Bolsa española, Deoleo se lleva la peor parte al desplomarse un 55% y PharmaMar la mejor al revalorizarse un 200%. También suben con ganas Abengoa (+180%) y Urbas (casi un 120%). Y caen con fuerza, Duro Felguera y Airtificial que se dejan más del 40%.

ENCE, EN EL PUNTO DE MIRA

Ence lleva en el punto de mira desde diciembre de 2018, cuando entró en el Ibex para sustituir a DIA. Sus caídas continuadas le han llevado a estar en todas las quinielas para salir del índice. Sin embargo, se ha salvado de la última reunión del Comité Asesor Técnico (CAT) del selectivo, que ha decidido no hacer cambios.

La compañía volvió a casa por Navidad (ya había estado en el Ibex 21 años atrás) y lo hacía con una capitalización de 1.300 millones de euros, siendo el segundo valor del selectivo español con menor liquidez. Por delante estaba Técnicas Reunidas, que finalmente salió en junio.

Hace un año, el consenso de mercado esperaba que Ence volviera a zona de máximos históricos a lo largo de este ejercicio. Pero la subida del precio de la celulosa y la crisis de la planta de Pontevedra han llevado a la compañía a perder más del 30% y ser la compañía con menor capitalización bursátil, rondando los 870 millones.

El analista de IG, Aitor Méndez ve un 2020 complicado. No conseguir la prórroga para su planta de Pontevedra (todavía en el aire) “ha sido un golpe durísimo” ya que de este centro depende el 45% de su producción de pasta de papel.

Sin embargo, parece que su cotización ha llegado a un punto de inflexión sobre el que detener la caída en la que se había visto envuelta. Solo las noticias positivas respecto a la planta de Pontevedra “la harían rebotar con fuerza”. Y si las noticias no llegan, podría registrar alguna mejora si los próximos resultados muestran una mayor aportación a sus cuentas del negocio de energías renovables.

CELLNEX, EL OJO DERECHO 

Cellnex está a punto de cerrar su mejor año en Bolsa desde su debut en 2015, cuando cotizaba a 14 euros. Actualmente ronda los 14.800 millones de euros en capitalización bursátil y sus títulos superan los 38 euros. En 2019, lidera las subidas del Ibex, sumando un 95%, tras un tímido 2018, cuando subió un 4,8%.

“Es el ojito derecho del mercado y los inversores están esperando una excusa para seguir subiéndose al valor” señala el de IG. Y aunque es realmente complicado que vuelva a repetir sus espectaculares cifras de 2020, su apetito internacional y su buen posicionamiento de cara a la implantación de la tecnología 5G lo mantienen como uno de los favoritos de los inversores.

Además, los expertos relacionan el buen comportamiento de este año con la puesta en marcha de un plan inversor que le han llevado a dos ampliaciones de capital y aumentar en más de 25.000 la cartera de activos en los siete países europeos donde está presente.

DEOLEO, CUESTA ABAJO 

Deleo está cuesta abajo desde septiembre, cuando presentó resultados y dio detalles sobre su situación financiera. La aceitera “está en una situación parecida a la que vimos en DIA en su momento” explica Méndez. En enero, la Junta de la compañía votará el pacto alcanzado con la banca y que le permitirá abandonar la situación de “causa de disolución” en la que está inmersa.

Y es que sus acciones se encuentran en mínimos históricos desde que anunció un acuerdo para reestructurar su deuda financiera (que alcanza los 574,9 millones de euros), después de que el 79% de las entidades acreedoras suscribieran un contrato de reestructuración.

Desde noviembre, solo ha subido 6 jornadas. En diciembre pierde más de un 30% y en el conjunto del año cede un 55%. Su capitalización ronda los 35.000 millones.

PHARMAMAR, LANZADA

PharmaMar perdió más de la mitad de su valor en Bolsa en 2018 (-56%) pero arrancó el año con buenas noticias. La Junta General de la empresa apoyó en enero la venta de lo último que le quedaba de su negocio de química de consumo (Zelnova).

El mercado se lo tomó de manera positiva y la acción comenzó a recuperar parte del terreno perdido, subiendo en apenas cinco meses más de un 120%. Finalmente, cerró la venta en junio, por 33,4 millones.

En agosto tuvo otros dos buenos empujones tras anunciar el registro de un nuevo fármaco en Estados Unidos para el tratamiento del cáncer de pulmón microcítico y un nuevo acuerdo de licencia con Janssen, que sustituía al de 2001.

“El laboratorio está tratando de dejar atrás la fama de chicharro para convertirse en un valor más sólido y creíble a base de ver cómo aumenta su volumen de negociación” añade el analista. Sin embargo, todavía tiene en su contra las características propias del sector farmacéutico.

Estas compañías están muy expuestas a los resultados de sus ensayos y estudios, además de las decisiones de las agencias que regulan el uso de los medicamentos en cada país. Con todo, cerrará 2019 como el valor más alcista de la Bolsa española, sumando un 200%.