cellnex
Fuente: Bloomberg

Cellnex brilla en su debut bursátil”. Así lucía la prensa económica el 7 de mayo de 2015, fecha en la que el operador de infraestructuras de telecomunicaciones ejecutó la famosa campanada. Desde entonces la compañía dirigida por Tobías Martínez no ha parado de crecer. La expansión internacional ha sido el camino, así como la continua evolución tecnológica de sus servicios.

En estos cuatro años, además, ha tenido que trabajar al máximo para enfrentarse al nuevo reto de la movilidad: el 5G. Se trata de la tecnología que empezará a ser masiva a partir del año que viene, y que promete mayor velocidad, menor latencia y máxima capacidad de conectividad.

Aunque para llegar a este punto, desde Cellnex han tenido una visión estratégica de crecimiento basada en la adquisición inteligente de activos para mejorar su posición en los mercados donde operaba, así como las nuevas plazas donde la compañía quería llegar.

Desde Cellnex han tenido una visión estratégica de crecimiento basada en la adquisición inteligente de activos

Uno de los grandes movimientos un año después de la salida a Bolsa fue la compra de la italiana CommsCon, operador que provee soluciones de cobertura para banda ancha móvil en grandes espacios exteriores e interiores, y que suponía una gran pica en un mercado fundamental. La inversión, de 18,6 M€, posicionaba a Cellnex como un actor clave en el desarrollo y despliegue de soluciones de cobertura de telefonía y datos en espacios de gran concurrencia. Básicamente porque suponía la implantación de tecnologías avanzadas basadas en las llamadas “small cells” y los sistemas distribuidos de antena (DAS por sus siglas en inglés), que dan servicio a distintos operadores partiendo de una única infraestructura y equipos desplegados.

CRECIENDO EN TODA EUROPA

Un año después, en 2017, Cellnex cerró la adquisición del operador holandés de infraestructuras de telecomunicaciones, Alticom. La operación supuso la integración de 30 nuevas torres y emplazamientos de largo alcance en todo el territorio de los Países Bajos, en una inversión de 133 millones de euros.

Lo que buscaba Cellnex de Alticom en Holanda era aportar consistencia y solidez a la actividad en esa región al incorporar un negocio recurrente, con flujos previsibles a medio y largo plazo, a la vez que suponía una nueva apuesta, en este caso en edge computing, tras la adquisición anteriormente mencionada, por el ecosistema 5G.

Cómo mejorar el potencial del 5G ha sido clave en los movimientos de Cellnex

En esta línea en 2018 también cerró un acuerdo en Francia con Bouygues Telecom para adquirir y construir para el operador francés hasta un total de 150 centros estratégicos de telecomunicaciones con capacidad para albergar procesado de datos.

De esta manera se iban poniendo las piezas en esa nueva tecnología que, además, comenzaba con sus procesos de licitación de espectro por parte de los gobiernos europeos, y los operadores de telefonía pujaban por las frecuencias. Un proceso que en los próximos meses tendrá su punto álgido en España con el segundo dividendo digital.

NUEVOS DESAFÍOS PARA CELLNEX

Hace unas semanas, el consejero delegado de la compañía, Tobías Martínez, advertía durante la Junta de Accionistas de Cellnex que ellos ofrecerán a los clientes los servicios que necesiten. Eso provoca que sus inversiones deban ir en esa línea: operaciones de crecimiento que potencien las capacidades tecnológicas de la empresa.

En este contexto, en julio de 2018, Tradia, compañía del Grupo Cellnex, adquirió Xarxa Oberta de Catalunya (XOC). Se trata de una empresa concesionaria dedicada al despliegue, operación y mantenimiento de redes de fibra óptica.  La empresa también actúa como operador neutro poniendo a disposición del mercado mayorista de operadores el excedente de capacidad de la red.  En concreto, XOC opera actualmente una red de cerca de más de 3.000 kilómetros de fibra óptica.

Todos estos pasos, junto a otras muchas operaciones, nos llevan a la situación actual, donde Cellnex sigue explorando el mercado

El objetivo de la integración de XOC es reforzar y ampliar en Cellnex las capacidades y know-how para el desarrollo de la conectividad de sus emplazamientos -o los de los clientes operadores de acceso a la red-, mediante una red neutra de telecomunicaciones de gran ancho de banda basada en fibra óptica (Fiber to the Antenna – FTTA). Otro elemento clave para el 5G.

Y LLEGA EL MOMENTO CLAVE

Todos estos pasos, junto a otras muchas operaciones, nos llevan a la situación actual, donde Cellnex sigue explorando el mercado. Sin ir más lejos, hace solo unas semanas la compañía cerró un acuerdo con Iliad (Francia), Iliad (Italia) y Salt (Suiza) para adquirir 10.700 emplazamientos en estos países y desplegará hasta 4.000 más entre 2020 y 2027. Lo que le llevará a operar un total de 45.000 emplazamientos en toda Europa convirtiéndose en el segundo operador independiente de infraestructuras telco a nivel mundial.

Del mismo modo, en el mes de abril, Cellnex presentó en el 5G Forum de Málaga el ecosistema de infraestructuras necesario para desplegar el 5G entre las que destacan los sistemas DAS y Small Cells, la fibra óptica y el Edge Computing. La compañía también presentó los casos de uso vinculados al 5G en los que está trabajando, entre los que destacan los vinculados a la movilidad (conectada, autónoma y sostenible), al IoT y a la prevención y gestión de emergencias.

En palabras de su consejero delegado, “seguimos trabajando para construir una plataforma europea de infraestructuras de telecomunicaciones”.