El presidente del CEIM, Miguel Garrido, ha alertado de que la “sangría” en las empresas por el Covid-19 continúa porque cada día que pasa son nuevas las empresas que “están en situación de cerrar o desaparecer” y ha solicitado “test masivos” para controlar la enfermedad y que los ciudadanos recuperen la seguridad.

Así lo ha trasladado el presidente de CEIM en declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Cámara regional, antes de comparecer en la comisión de estudio por la reconstrucción, donde ha avanzado que transmitirán la problemática de las empresas madrileñas que se han visto “asaltadas por una crisis brutal” y “una parada de actividad que ha supuesto que muchas de ellas desaparezcan”.

“Pretendemos que se tomen medidas contundentes y urgentes para ayudar al mayor número de empresas a que sobrevivan. Esta sangría está continuando, cada día que pasa son nuevas las empresas que están en situación de cerrar o desaparecer y ahora mismo todos tenemos que tener claro que el principal escudo social es el empleo”, ha trasladado.

FUERTE AZOTE

En este punto, ha reconocido que los efectos de la pandemia han “azotado” con mayor “virulencia” a Madrid al ser “puerto de entrada de la actividad tanto empresarial como turística”, y eso hace que la región esté “más expuesta”. A su juicio, hay que llevar a cabo medidas para contener al máximo los contagios y piensa que la mejor manera es realizando test masivos para dotar esa seguridad a los ciudadanos y que la actividad vuelva a estar normalizada.

Asimismo, ha insistido en la liquidez de las empresas y en ayudas directas, porque las medidas fiscales no son suficientes para que las empresas sobrevivan a esta situación y crear un “marco de estabilidad y seguridad” que permita a las empresas volver a la senda de crecimiento y creación de riqueza que tenían anteriormente de esta crisis.

Comentarios de Facebook