CC.OO. cifra la caída de la contratación registrada en los meses de marzo, abril y mayo en un 49,91%, por lo que los contratos se redujeron a casi la mitad, hasta los 2,7 millones, como consecuencia del Covid, con mayor incidencia en los contratos temporales, las mujeres, los jóvenes y los trabajadores con menor formación.

Así se desprende de un análisis realizado por la secretaría de Empleo de CC.OO. sobre la contratación registrada a partir de los datos que facilita mensualmente el Servicio Público de Empleo, que constata que el volumen de contratación se ha reducido significativamente entre los meses de marzo a mayo de este año por el Covid-19.

En concreto, abril fue el mes en el que se firmó un menor número de contratos (637.148), seguido de mayo (850.617) y por último marzo (1.256.510), ya que la actividad económica no se paralizó hasta mediados de ese mes, con una caída interanual de casi la mitad (-49,9%), hasta 2.770.498 contratos.

El mes abril en relación al mismo mes del año anterior ha registrado el mayor descenso en la contratación (-61%) seguido de mayo (-59%) y marzo (-27%), si bien CC.OO. señala que en mayo ha habido un aumento en el número de contratos con respecto al mes de abril que supone casi un 21% más (+177.468), lo que estaría en concordancia con la tímida reactivación económica y apertura de ciertas actividades que estaban paralizadas.

Por tipo de contrato, el estudio muestra que la disminución de la contratación ha afectado mayoritariamente a la contratación temporal (90%), por la no renovación de una parte importante de contratos, o bien la no contratación extraordinaria que se suele producir en estos meses debido a diferentes campañas agrícolas y turísticas.

En términos relativos, la pérdida del volumen de contratación ha afectado más a las mujeres que a los hombres. La contratación indefinida supone en torno al 9% de la pérdida en el volumen de contratación, siendo mucho menor en los contratos formativos (-0,6%). El resto (-0,4%) corresponde a “otros contratos”.

Sin embargo, teniendo en cuenta el número de contratos indefinidos firmados el año pasado con respecto a este año en el período analizado, supone una reducción de casi la mitad contratos (-47%), siendo esta pérdida mayor en abril (-44,9%) y que en mayo (-41,6%). En marzo ha supuesto un 13,3% menos.

En la contratación temporal ha sucedido lo contrario dado que en mayo ha sido mayor la reducción (-44,5%) seguido de abril (38,8%) y marzo (-16,2%). Esta reducción por tipo de contratos es proporcional al peso habitual que tiene en el volumen de contratación (89,5% contratos temporales, 9,6% indefinidos), explica CC.OO.

El aumento en el número de contratos en mayo con respecto a abril se concentró en los temporales (89,5%); los indefinidos suponen un 9,9%, por lo que “sigue la dinámica habitual de la contratación”.

CONTRATOS PARCIALES Y MUJERES

Por duración, el mayor descenso de los contratos se concentra entre los de menos de 7 días (37,6%), seguidos por los contratos indeterminados (22%). Los contratos a tiempo parcial son los que más han disminuido (-63,3%), seguido de fijos discontinuos (-50,2%) y jornada completa (-42,8%).

En cuanto al género, si bien la disminución en el número de contratos registrados con respecto al año anterior ha afectado de forma similar a hombres y mujeres, en términos relativos el descenso ha sido mayor entre las mujeres (-55%), que entre los hombres (-45%).

Por tipo de jornada, el descenso en la contratación entre los hombres ha afectado más al tiempo completo (64,5%) que al tiempo parcial (34%). Entre las mujeres ha sido al contrario, la disminución ha incidido más al tiempo parcial (52,4%) que al tiempo completo (46,3%).

Además, el aumento en el número de contratos en mayo con respecto a abril se ha concentrado más entre los hombres (67,3%), que entre las mujeres (32,6%). Por tipo de contratos, llama la atención que entre las mujeres el aumento entre los indefinidos representa el 14,8% y el 7,5% entre los hombres. Esto hace que el peso de los temporales sea menor entre las mujeres (84,3% y 92%).

JÓVENES

En cuanto a la edad, los grupos más afectados en el descenso del número de contratos han sido los grupos de 30 a 44 años (38,6 %) y personas jóvenes de 16 a 29 años (38%). Los menores de 25 años representan el 21%, seguido por el de 45-49 años (17%) y en menor medida a los mayores de 55 años (6%).

La disminución de la contratación temporal en términos relativos es superior en el grupo de personas jóvenes hasta 29 años (-39%) seguido del grupo de 30 a 44 años (-37%). En contratación indefinida sin embargo ha sido el grupo de 30 a 44 años el más afectado (-42%) seguido de las personas jóvenes (-35%). Los contratos firmados en el grupo de edad de 45 a 54 años (-17%) y entre mayores de 55 años (-6%).

En cuanto a la formación, el descenso de la contratación por nivel de cualificación ha afectado más a las personas con nivel de estudios bajo (88%), seguido por los que tienen estudios superiores (6%) y en último lugar con estudios medios (5%).

Respecto al tamaño empresarial en 2019 los contratos en empresas de hasta 50 trabajadores representaban el 58% de los contratos, frente al 53% de este año, así como en las empresas que tienen hasta 25 personas, con un 48% de los contratos en 2019 frente al 42% del ejercicio actual.

Comentarios de Facebook