El Gobierno planea un acuerdo en materia de alquiler para condonar durante dos meses las rentas a las personas en situación de vulnerabilidad tras la crisis sanitaria. Sin embargo, desde CCOO exigen más medidas como una línea de crédito ICO para propietarios particulares, en caso de que su inquilino necesite una moratoria en el pago.

La pandemia del coronavirus y el Estado de alarma han provocado un descalabro en el tejido empresarial español. Por esto, el Gobierno pretende ayudar a las familias que no puedan hacer frente a al pago del alquiler por pérdida de empleo, reducción de jornada, ERTE o por la necesidad de cuidar a un tercero.

El Ejecutivo podría aprobar esta medida, adelantada por la agencia EFE, en los próximos días, o en el Consejo de Ministros extraordinario de este viernes o en el del próximo martes. La condonación del pago del alquiler se extendería inicialmente a dos meses, aunque se podría prorrogar hasta el mes siguiente a que finalice el Estado de alarma. 

Por su parte, desde CCOO reclaman que se amplíe el tiempo de moratoria en el pago de las hipotecas a los tres meses prorrogables, y que se haga extensible a los alquileres, así como a los suministros básicos.

Y una vez finalizado el periodo de moratoria, debería establecerse un calendario de pago, al menos de 24 meses, para el prorrateo de la cuantía de las mensualidades pospuestas por parte de los inquilinos.

MORATORIA VS. SUPRESIÓN DEL PAGO

Según ha explicado a MERCA2 Paula Guisande, secretaria de Política Social y Movimientos Sociales de CCOO, “existe una casuística muy grande y no siempre se puede permitir esta moratoria porque puede causar aún más pobreza”.

De hecho, defiende la supresión en el pago de la renta durante un plazo de tres meses prorrogables cuando los propietarios sean Administraciones Públicas, grandes tenedores, fondos buitres e incluso una persona jurídica. “Este tipo de propietarios tienen capacidad de asumir el gasto”, afirma.

Sin embargo, en el caso de personas físicas, desde CCOO optan por aplicar otras medidas, “ya que algunos arrendadores pueden ser vulnerables”. De este modo, en vez de perdonar la deuda se retrasaría en el tiempo.

“Le pedimos al Gobierno que se establezcan mecanismos de liquidez a través del ICO para adelantar el importe del alquiler a aquellos propietarios particulares (personas físicas) afectados por la moratoria”, explica Paula Guisande.

De este modo, con la línea de crédito directa, se le ayuda a corto plazo al arrendador, que podría asumir el impago de la cuota por parte de sus inquilinos, sin provocar una situación de vulnerabilidad.

No obstante, el sindicato no se posiciona ni a favor de la moratoria en general, ni a favor de la supresión en todos los casos, ya que en algunos casos “redundaría en aún más pobreza, porque algunos arrendadores cuentan con la cuota de alquiler como único sustento o bien, el propietario se ha mudado a otra zona y está pagando alquiler y necesita este cobro para hacer frente a sus gastos”, explica Guisande.

¿EL RETRASO DEL PAGO MEJORA LA SITUACIÓN?

Por otro lado, desde CCOO insisten en que hay que tener especial atención con las personas en situación de máxima vulnerabilidad y ayudarles desde las Administraciones Públicas: “En estos casos sí que defendemos la supresión de la cuota del alquiler, aunque su arrendador sea un particular, pero pedimos que sean las Administraciones las que soporten este pago, no los pequeños tenedores”.

De hecho, la secretaria de Política Social y Movimientos Sociales de CCOO insiste en que hay que tener especial cuidado con las personas más vulnerables ya que “retrasar sus cuotas del alquiler en el tiempo no van a mejorar su situación”.

En paralelo a esta moratoria en el pago de hipotecas, alquileres y suministros básicos para la población afectada, desde CCOO exigen una moratoria en los desahucios y cortes de suministros básicos de los hogares afectados por la reducción de ingresos durante un periodo inicial de tres meses prorrogables.

MORATORIA EN LOCALES COMERCIALES

Desde CCOO también hacen un guiño a los autónomos que han tenido que cerrar sus negocios. “En este momento no tienen ingresos, pero su compromiso de pago con su casero continúa vigente, y de ahí que este sector también sea vulnerable”.

De este modo, al igual que exigen una moratoria para el pago de la hipoteca y el alquiler durante tres meses, prorrogables, apuestan por esta moratoria para las cuotas del arrendamiento de locales comerciales. Así, el autónomo podría “respirar” en estos mese que no obtiene ingresos.

Comentarios de Facebook