Canarias
Gran Canaria | Imagen- Flickr-Peter Visser

Vivir en Canarias es maravilloso. Hace calor todo el año y tienes playa para aburrir. Pero no todo ventajas. Comprar por internet es toda una odisea. Muchas tiendas no envían productos al archipiélago. Las que sí lo hacen cobran gastos de envío más caros de lo normal.

Los canarios no pueden hacer las mismas compras online que los peninsulares y cuando sí pueden tienen que pagar más por los gastos de envío. Incluso más que en las Islas Baleares. En ocasiones hay una diferencia de más del 1000% e iguala –o supera- el precio del producto.

Muchas empresas no envían sus productos a Canarias. Según el comparador Idealo, sólo 1 de cada 3 tiendas online realizan envíos a Canarias. Es el caso de Ikea o Bimba y Lola. La empresa de mobiliario no entrega pedidos a domicilio en Ceuta, Melilla y las Islas (Canarias y Baleares). Por su parte, Bimba y Lola sólo distribuye a Península y Baleares. Es decir, que si no hay el producto en tienda estás apañado. Igual que si vives en las islas de Fuerteventura, La Palma, El Hierro o La Gomera, donde esta marca no tiene establecimientos.

Es lo que se conoce como geoblocking. Las empresas bloquean sus servicios y la venta de sus productos en función de la localización geográfica del cliente. Es decir, levantan unas barreras artificiales que impiden a clientes de determinadas zonas acceder a sus servicios. En ocasiones incluso los redirigen a tiendas más próximas con precios diferentes. No lo hacen porque los costes del archipiélago son diferentes y no les sale rentable. 

Europa quiere terminar con el geoblocking

Sin embargo, se trata de una práctica abusiva a la que instituciones europeas quieren poner fin. De hecho, el Parlamento y el Consejo negocian una propuesta para acabar con ello y asentar definitivamente el mercado único. Las empresas, como es de esperar, no están de acuerdo.

Y es que Canarias –al igual que Ceuta y Melilla- no forma parte del territorio de aplicación del IVA. Lo que se aplica en el caso del archipiélago es el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) y el Arbitrio sobre Importaciones y Entregas de Mercancía (Airem).

Rentabilizar la venta

Sin embargo, las hay que sí envían productos y consiguen que les salga rentable ¿Cómo? Aumentando los gastos de envío. Es el caso de la tienda online Zatro. Mientras que no cobra por los envíos en Península, para Baleares cobra 5 euros y para Canarias 50 euros. Lo chocante del caso es que cobra menos por enviar paquetes a otros países. Entre 5 y 8 euros, un 90 y un 84% menos que por enviarlos al archipiélago canario.

Pero eso no es lo peor. Imagina que te compras unas botas de 80 euros. Le tienes que sumar los 50 euros de gastos de envío. Ya son 130 euros. Te llega a casa, abres el paquete ilusionado. Las pruebas. Oh no, ¡no te sirven!

Como no son tu talla decides devolverlas o cambiarlas por otro número de calzado. Hagas lo que hagas te va a salir más caro el envío que el producto en sí. Si a los 130 euros le sumamos otros 50 ya son 180 euros. Lo peor de todo es que habrás gastado 100 euros en vano porque la empresa no realiza cambios. Tienes que devolverlo y comprar otros. Si quieres.

El coste de los envíos desde la Península a Canarias o viceversa superan a los del resto de España e incluso a otros países de la Unión Europea. Y eso que se ha eliminado el Documento Único Administrativo (DUA) para compras inferiores a 150 euros.

Pero Zatro no es la única empresa que cobra más por los envíos a Canarias. Aunque sí es una de las más abusivas. PC Componentes duplica el coste de los envíos al archipiélago. Mientras que a los peninsulares les cobra casi 4 euros, a los canarios 9.

También Privalia. En su política de uso cita que “en compras realizadas desde/con destino a las Islas Canarias, se descontará automáticamente el IVA de los productos en el momento de realizar la compra”. Tampoco cobra gastos de envío. La clavada llega si se quiere devolver el producto. Cobra casi siete euros a Península y Baleares y 12 euros a Canarias.

Geoblocking entre islas

El geoblocking también se aplica en función de la isla. Es cierto que la mayoría de empresas tienen un precio único para el archipiélago, pero El Corte Inglés no. Hace diferencia entre las dos islas más importantes -Tenerife y Gran Canaria- y el resto. Para envíos a las dos primeras establece un coste de casi 6 euros en moda y accesorios, música, videoconsolas, juguetes y deportes. A las demás islas les cobra casi 10 euros.

El chantaje Premium

No se puede hablar de compras online y envíos sin nombrar al gigante del sector. Amazon también cobra a los canarios gastos de envío más caros. Para envíos peninsulares cobra 6 euros si quieres que el paquete llegue al día siguiente. Curiosamente, ese es el mismo precio que establece para Canarias, pero el paquete tarda en llegar entre 5 y 13 días. Si el cliente quiere que le llegue antes de cinco días tiene que pagar cinco euros de gastos de envío más siete por cada producto. Es decir, que te has comprado una maleta y quieres recibirla en los próximos cinco días, tendrás que pagar 12 euros. Si también has comprado el neceser y la maleta pequeña a juego pagarás 26 euros.

Pero hay una forma de no pagar nada y tener el pedido a los pocos días. Hacerse una cuenta Premium.

Vivir en Canarias no siempre es bonito. Tienes seguro de sol todo el año, pero carecerás de otras cosas. El problema ya no es sólo la diferencia. Es que mientras las empresas se benefician de la libre prestación de bienes y servicios en toda Europa, los consumidores no tienen las mismas oportunidades a la hora de comprarlo. La normativa europea dice que las empresas no pueden discriminar a sus clientes por razones de nacionalidad o lugar de residencia. Las empresas hacen oídos sordos. Todo acabará cuando haya una ley de por medio.

Comentarios de Facebook