casinos online

A pesar de la mala prensa que a veces tiene el sector del juego (si nos fijamos, no es concretamente hacia el sector, sino a la ubicación de locales presenciales o a la permisividad en cuanto el acceso a menores, o a la emisión de anuncios televisivos en horarios inadecuados), lo cierto es que sigue registrando un aumento de la demanda trimestre a trimestre. Gracias a internet se ha democratizado y vuelto más accesible a personas que, si antes no estaban familiarizadas con él, era debido a incompatibilidades horarias, geográficas o económicas. Precisamente por la posibilidad de jugar desde cualquier lugar, en cualquier momento, y sin dinero, no sólo se ha democratizado sino que también se ha desmitificado, y todo esto se traduce en un público más diverso, y por supuesto, esta demanda debe ser correspondida con una oferta de calidad.

Sólo con mirar adentro de las salas presenciales descubrimos que hay un público más joven que el que se veía hace tres décadas. Contra lo que se pueda pensar, no se trata sólo de aficionados al fútbol que se reúnen para ver partidos y hacer apuestas deportivas, sino que encontramos parejas jugando a la ruleta y a diversas máquinas. Se trata de un cuadro no tan diferente al que se presentaba en los años 80 y 90: las salas recreativas en las que adolescentes y jóvenes se reunían a jugar al Pang o al Street Fighter presentan ahora juegos en los que también hay que insertar monedas, pero en este caso, ofrecen la posibilidad de recuperar el dinero. Aún así, no son demasiados los que interpretan el juego como una manera de hacer dinero fácil, sino como un modo de entretenimiento más, y por norma general acuden en grupo.

Como contrapunto, las salas de juego online se presentan como un recurso para simplemente centrarse en los diferentes tipos de juego. Si bien existen algunos multijugador como la ruleta en vivo o el blackjack con crouperes de carne y hueso, son las máquinas de slots las que más llaman la atención a los nuevos jugadores, sobre todo las que los desarrolladores lanzan en colaboración con grandes franquicias del cine, la televisión o la música, como la tragaperras de Narcos, la de Jimi Hendrix o la de Planet of the Apes. Podría decirse que este es el producto de entrada al sector. Se trata de juegos con gráficos, bandas sonoras y jugabilidad muy estudiada y de alta calidad para un público que viene de jugar en videoconsolas y smartphones y que no buscan simplemente tres rieles y dos o tres botones que pulsar, cuentan con su argumento y son motivadoras de principio a fin. De hecho, los desarrolladores cada vez prestan más atención a estos detalles porque saben que el objetivo no es ganar dinero, sino el entretenimiento en sí mismo, y de hecho la mayoría de ellas se pueden jugar sin dinero real, en el modo sólo por diversión.

Los jóvenes son los grandes consumidores de este tipo de juegos, y es por eso que otro de los puntos clave que ofrecen los casinos online es la descarga de aplicaciones para dispositivos móviles. Una sola descarga permite el acceso a más de 100 juegos diferentes de manera gratuita, aunque también se puede jugar con dinero fácilmente. Iniciando sesión tendremos acceso a todos nuestros datos para elegir cómo jugar, y en el caso de que la app no sea compatible con nuestro dispositivo, un diseño responsive lo solucionará para que la jugabilidad sea siempre impecable.

El objetivo, no obstante, pasa porque los jugadores encuentren un valor añadido frente a las salas presenciales y ofrecer experiencias diferenciales. Así, casinos como 888 despuntan con propuestas exclusivas como las carreras de slots, una manera de volver interactivo y multijugador un juego tan individual como lo es una máquina tragaperras. Son precisamente las propuestas que aportan algo único las que hacen que los usuarios se decanten por unos y no por otros y que logran la fidelización. Sin embargo, la idea es llegar a todo tipo de público (siempre, claro está, mayor de edad). Por eso el abanico de opciones trata de ser lo más amplio posible, y eso incluye no olvidar los clásicos como los concursos de televisión que tanto gusta a un sector de población un poco más mayor. Así, encontramos la ruleta de la televisión (una colaboración entre La Sexta y 888), un programa nocturno que permite a los más osados ser protagonistas de la pantalla jugando cómodamente desde su casa a través de internet, ya que se trata de un modo de juego que podrá retransmitir nuestra imagen en directo. Sin duda una apuesta arriesgada y diferente que hará las delicias de aquellos amantes de las sorpresas.

Lo que está claro es que la innovación es un elemento crucial en un sector cada vez con mayor competencia y que se dirige a un público que se diversifica y aumenta por momentos, a la par que sus expectativas, por tanto, el sector del juego ha dejado de ser, y nunca mejor dicho, “sota, caballo y rey” para tener pendiente de los grandes estrenos a los usuarios actuales y potenciales.