Carrefour, asi te tangan con la compra online

Suelo comprar en supermercados online. No es una manía. Carrefour, Hipercor, Eroski, Alcampo, Mercadona… es gestión de mi tiempo. Vivo alejado del centro y es cómodo para mi desde hace más de 15 años pedir las cosas de peso, y de consumo recurrente en estos establecimientos.

Son tantos años comprando online en los principales hipermercados que ya me conozco al dedillo como funciona cada uno: La espantosa web sin fotos de Mercadona, el poder elegir de forma certera el momento de entrega de El Corte Inglés e Hipercor, los que pese a elegir hora de entrega hacen lo que les da la gana como Carrefour… todos tienen sus particularidades y también sus pros y sus contras.

El Corte Inglés es más caro, pero por el contrario tiene un exquisito empaquetado en el que, por ejemplo, si pides una bolsa de patatas fritas llegan impecables. En una caja de cartón sólo para ellas y protegidas en el interior por papel para que no se golpeen. Su servicio online, pese a la lentitud de su web, es de más calidad que otros, pero, es evidente que te lo cobran y no es para todos los momentos ni para todos los bolsillos. Otros supermercados más económicos si tienen que traerte esa misma bolsa de patatas fritas te traerán un puré de patata. Si pides a esos establecimientos, generalmente premias precio y no servicio, yo cuando lo hago no pido cosas frágiles.

Algunos hipermercados tienen buenos programas de fidelización. A mí me gusta especialmente el de Carrefour, porque me suma puntos al pagar la gasolina, obtengo un cheque regalo que da un buen descuento. Generas un 4% del importe de gasolina en Cepsa para gastar en el supermercado. Un 4% de toda la gasolina que consumimos en casa con 2 coches es un importe muy simpático cada trimestre para hacer la compra. A eso hay que añadir que con cierta frecuencia tienen promociones 3×2 en productos.

Lo que pasa que lo que ganan con el programa de fidelización lo pierden con el trato al cliente. Incluso con su plataforma online te limitan de forma cutre las cantidades que puedes pedir. No les interesa que pidas mucho volumen y directamente no te dejan hacerlo -pese a que te están cobrando por la entrega 8 Euros por gastos de envío y preparación- (¡que ya está bien!). Mientras que por ejemplo Mercadona te cobra algo menos 7,21 euros, o El Corte Inglés te cobra 8 euros pero te lo entrega gratis si el pedido son 100 Euros (con tarjeta de El Corte Inglés) o 120 sin ella.

Por poner un ejemplo. En Carrefour no puedo pedir más de 16 botellas de agua (me lo limita e impide para que no “gaste” demasiado espacio en la furgoneta. En El Corte Inglés puedo pedir 50 si quiero. Es el mismo producto y cuesta lo mismo, y en un sitio pagas la entrega y en otro no si el pedido es de más de 100 euros. Los franceses son unos listos, Calixtos.

Carrefour no deja que pidas la cantidad que quieres
El corte Ingles no limita los pedidos online
El Corte Ingles no limita los pedidos online

Total, todos funcionan de forma más o menos correcta con sus pros y sus contras. Por ese motivo mi fidelidad va variando. Si quiero algún producto concreto de Hacendado pido a Mercadona. Si voy a pedir más cantidad priorizo el precio con Carrefour o Mercadona. Si tengo un cheque descuento aprovecho en Carrefour. Si quiero algo más frágil y mejor servicio, o necesito que cumplan el horario exacto de entrega confío en Hipercor o El Corte Inglés.

Seguro que hay mejores maneras de organizarse, pero esta es la mía. Cada uno tenemos una imagen creada, real o no, de los diferentes supermercados. Uno nos parece más barato que otro, o este creo que está más limpio que aquel, en uno pediríamos o no verdura, carne y pescado (yo por ejemplo producto fresco no pido online nunca, y no recomiendo que lo hagas…). Pueden ser manías o percepciones correctas por las que guiarse. Tal vez casi todos tienen su momento.

Pero hay un servicio de envío a domicilio de compras online que a mí me deja perplejo y estupefacto por su poca confiabilidad. Es el de Carrefour.

En primer lugar, por como tratan la mercancía moviéndola en cajas de carton endebles que están no cerradas ni protegidas, las tratan a golpes, a veces traen las cosas en grandes bolsas de plástico donde todo llega golpeado. Si has pedido botellas de plástico puede que eso no importe demasiado (si no las abres inmediatamente, si lo haces, con el trajín que las traen, podrías montar una fiesta de la espuma en tu casa). Aunque igual yo tengo mala suerte en este punto y me toca siempre el transportista “menos delicado” (¡qué mala suerrrrrte!)

Tienda Mercadona

Mercadona: ¡Me rindo!, ¡tú ganas!

No me gusta la figura de Juan Roig, presidente de Mercadona. Lo he dejado patente en algunos artículos en el pasado. No me gusta...

Pero, en segundo lugar, simple y llanamente, no me fío de Carrefour. Casi siempre faltan cosas que he pedido y que no me llegan (pero por supuesto cobran). El tipo que me lo trae a casa literalmente tira todo en el suelo y sale corriendo. Un rato después, si tienes la santa paciencia de comprobar todo lo que has pedido, siempre falta algo y el tipo ya ha echado millas. Eso es algo que resulta excepcional con otros hipermercados, pero en Carrefour es casi rutinario y habitual. ¡Te la cuelan sin ningún pudor!

Siempre falta alguna cosa, y hay veces que llamar al call center y reclamar cosas nimias es más trabajo que darlas por pérdidas. De hecho, es tan frecuente que siempre piensas que creerán que reclamas “porque ya te sabes el truco” de reclamar por reclamar pedido tras pedido. La realidad es que hay veces que es tan escandaloso lo que falta, que es insultante.

Carrefour te la cuela. Si pides varias veces a su servicio online y no te faltan cosas, estas de enhorabuena; puedes pedir un deseo.

Yo si pido algo a Carrefour procuro recogerlo personalmente, pero no siempre es posible. En esos casos pido que antes de guardarlo revisen línea a línea con la factura en la mano todas las cosas que se han pedido. Nunca han traído nada de más 🙂 pero la mitad de las veces que me traen cosas a casa falta alguna que han cobrado. A mí me enseñaron de pequeño que, si uno es un tonto metepatas, unas veces te quita y otras te da. Cuando el asunto es recurrente pero jamás te dan y siempre te quitan, créeme, no son tontos.

¡Peligro! El virus informático Carrefour.C.VivelaFrance ataca de nuevo:

Hace tan sólo unas semanas realicé un pedido online a Carrefour. Se trató de un pedido de 105 Euros. No lo recogí yo personalmente y no se revisó como debiera haber ocurrido. Al día siguiente noté poco volumen en la despensa. Busqué la factura y lo revisé. Incluso para ellos esta vez ya era demasiado. De un pedido de 105 Euros faltaban 41,04 euros en productos. Es decir, casi un 40% de las cosas que había pedido simple y llanamente las habían cobrado y no las habían traído.

No es sólo un tema de tomadura de pelo ni sólo un tema económico. Es además un tema de trastorno y confiabilidad. Necesitas unas cosas, se comprometen a traerlas en 48-72 horas (ya muchas veces ni de un día para otro), y no lo hacen (¡pero encima te las cobran y no dicen ni mú!). El servicio online de la enseña francesa dirigida por Pascal Clouzard, no es confiable, ¡pero además es que te tangan sistemáticamente!

Total, llamé al callcenter y la señorita (muy amable eso sí, debe estar muy acostumbrada a estas reclamaciones), me indicó que “es que hemos tenido desde hace días un error informático”. ¡Vaya, que mala suerte tengo! La gente de sistemas de Carrefour debería hacer algo ¡Deben tener otra vez ese dichoso virus informático en sus ordenadores por el que me falta media compra! Y deben llevar infectados 10 años… Tendrían que contratar alguna buena empresa de seguridad informática para proteger sus equipos para que no nos falte media compra al resto de los mortales. Tal vez tendrían que contratar a Eleven Paths de Telefónica, bueno, a ellos mejor no, que recuerdo que  se comieron el WannaCry en su propia sede, mejor entonces a S 21Sec o S2 Grupo que funcionan bastante bien.

La excusa del fallo informático es tan cansina como ridícula, porque el repartidor traía una factura en papel, que dejo en casa, en la que estaba detallado perfectamente mi pedido e importe. Es esta:

Factura Carrefour virus Carrefour.C.VivaLaFrance

Si tú tienes apuntado en la mano lo que tienes que traer, y te falta casi la mitad, hombre, eso se nota. ¡No hay error informático que valga! Eso sólo cuela si la factura estuviera mal y figurara en ella una cantidad menor de producto y por supuesto no se hubiera cobrado todo.

Como conclusión, debido a este peligroso virus tipo gusano que les infecta recurrentemente, y que yo he bautizado como Carrefour.C.ViveLaFrance me faltaba media compra y como lo había detectado, y me había quejado, me iban a devolver el importe en la tarjeta de crédito. Ahí empieza la fiesta. Les dices que no quieres la devolución ni estar pendiente de la misma (no te fías). Mejor que cumplan, y que te traigan el producto que falta. Te dicen que no. Simplemente no les interesa volver ni tener que traerlo sin cobrarte transporte. Pasan. Tú te quedas sin el producto que esperas y tendrás que pedirlo (no te jode, ¡a otro supermercado!) de nuevo. Pero no sufras la señorita del callcenter te dice que sonrías y que te da un cupón para que otro día, si le echas bemoles, pidas de nuevo y el envío a casa te salga gratis (siempre que no pidas más de 90 Euros que entonces gastas demasiado espacio en la furgoneta).

Minutos después te escriben por email diciéndote que te devuelven el dinero. Han tenido mala suerte, esta vez no ha colado. Otras muchas veces, siendo mucho más sutiles en volúmenes e importes, si cuela.

Si tienes información sobre este tema, o quieres contarnos algún otro ponte en contacto con nosotros en [email protected]

Comentarios