Carmen Alcayde confirmó hace unos días a través de las redes sociales que no iba a participar en la nueva edición de ‘El Debate de Gran Hermano’, espacio moderado por Jordi González donde se estrenó como contertulia con controversia y poca participación María Teresa Campos. La ex conductora de ‘Aquí hay tomate’ tiene hoy en día pie y medio fuera de Mediaset tras catorce años de relación laboral. Recuerden que Alcayde saltó a la fama en 2003 al encabezar junto a Jorge Javier Vázquez el polémico y revolucionario ‘Aquí hay tomate’.

Tras el dramático final del espacio rosa de las sobremesas de Telecinco, Paolo Vasile apostó por ella para ponerle cara a varios programas de entretenimiento familiar que no tuvieron la aceptación de la audiencia: ‘Las gafas de Angelino’, ‘¡Guaypaut!’ y ‘Guiness World Records’. Pero estos tropiezos le pasaron factura y la periodista no tuvo más remedio que reciclarse dentro del grupo hispano-italiano como contertulia de diversos realities, como presentadora veraniega del magazine que habitualmente conduce Ana Rosa Quintana e incluso como actriz de ‘Escenas de Matrimonio’.

Pero el tiempo pasaba y Carmen no encontraba acomodo fijo en la nueva estructura del grupo. Aun así La Fábrica de la tele confío de nuevo en ella con dos efímeros proyectos, ‘Fresa Ácida’ y ‘Las bodas de Sálvame’, que tampoco ayudaron a relanzar su carrera. Entre medias, la valenciana ejerció de tertuliana en ‘Se enciende la noche’ o ‘Un tiempo nuevo’ e incluso como reportera de ‘Cazamariposas’, fichaje de se advirtió por la prensa especializada como una “bajada a segunda división” de una presentadora que llegó incluso a dar las Campanadas de la cadena.

Fuentes cercanas a Mediaset señalan a Merca2 que detrás de la “defenestración” de Carmen hay cuatro motivos: su abandono voluntario del concurso ‘Me lo dices o me lo cantas’, situación que obligó a este espacio a relevarla como participante en mitad de las grabaciones; sus peleas en la última edición de ‘El Debate de Gran Hermano VIP’ con Sandra Barneda; sus reiterados y citados fracasos como presentadora; y el fichaje en el debate de Marc Giró, con un perfil humorístico similar al que ofrecía hasta ahora Carmen.

La presentadora, muy ligada a su tierra, la Comunidad Valenciana, suena con fuerza como uno de los nuevos rostros de À, nueva autonómica que relevará a la extinta Canal Nou. Recuerden que Carmen comenzó su carrera profesional en Valencian Te Ve y ejerció durante tres años como reportera de informativos del clausurado canal público.

Eso sí, no descuidará su labor profesional: “Desde que aprendí a escribir de niña nunca he dejado de hacerlo. Relatos cortos, cuentos… La fama que te da la tele me permitió publicar un libro pero son mis lectores los que me ha permitido aun publicar varios más. El éxito de “Treintañeras” me dio alas para seguir y ahora me hallo en pleno vuelo. Pocas cosas me llenan tanto como aporrear un teclado inventando historias”.

Ni tampoco sus redes sociales, a las que presta mucha importancia tal y como declaraba en una entrevista: “En Twitter la gente no se deja encendido el mando mientras ronca plácidamente en su sofá. Si no les gustas primero lo dicen y luego cambian. De todos modos hay que saber interpretar las críticas pues a veces ocurre en sentido inverso. Cuando nadie habla del tema es porque no lo compran y la audiencia del día siguiente puede ser un desastre. Por el contrario hay ocasiones en las que los tuiteros ponen verde a un programa que resulta todo un éxito. En cualquier caso siempre será mejor tener cientos de críticas que un único halago”.