Carlos Sainz McLaren

Carlos Sainz ha impulsado la economía de McLaren. Su bajo salario, alto rendimiento y efecto llamada a los patrocinadores ha le han dado a la escudería un plus de casi 40 millones de euros respecto a la etapa de Fernando Alonso. Un impulso a las cifras que permitirá a los británicos abordar sin riesgo el salto al motor Mercedes y una mayor inversión que les lleve a pelear por el título en 2021, bajo la nueva normativa de la F1.

Fernando Alonso

Kimoa aparta a los sponsors de Fernando Alonso antes del Dakar

De todos los retos que ha asumido en más de dos décadas Fernando Alonso, el Rally Dakar se erige como el más...

La situación de McLaren en la F1 ha sido crítica en el último lustro. La alianza con Honda resultó un calvario en la pista, que después se tradujo en las cuentas de la escudería. Los patrocinadores emigraron y los usuarios desconfiaron: las ventas del grupo cayeron en la carretera. Una situación complicada de revertir, sin mejora alguna con el transcurso de los años. La decisión de Zak Brawn fue arriesgada pero obligada: abandonar a los nipones y aliarse con Renault.

La salida de Honda dejó un vacío económico que Zak Brown supo suplir con una nueva estrategia a nivel de marketing: apostar por más patrocinadores con cantidades menores. ¿El resultado? Casi 100 millones de euros en sponsors. La estrategia fue la más adecuada, aunque el mayor contribuyente al auge económico de McLaren es Carlos Sainz. Los británicos paliarán en 2019 sus problemas económicos, como avisó MERCA2. Pero el resultado financiero será aún mejor gracias al español.

CARLOS SAINZ, UN AHORRO DE CASI 40 M€

Carlos Sainz le ha supuesto a McLaren un ahorro de 26 millones de euros en salarios. El madrileño percibe en torno a cuatro ‘kilos’ por cada una de las dos temporadas que firmó de contrato. Su antecesor en el cargo, Alonso, tocaba los 30 millones de euros. Un chollo para McLaren, ya que sobre la pista no se ha vislumbrado ninguna diferencia notable de nivel. Sainz ejerce de primer piloto y ha colocado el coche donde debía hacerlo, por detrás de las tres escuderías y con una clara superioridad sobre su compañero de equipo.

Precisamente de ese apartado, del rendimiento en el asfalto, proviene el otro impulso económico de Carlos Sainz, al que por supuesto también ha contribuido McLaren. En el último Mundial los de Woking finalizaron sextos y obtuvieron una retribución de 60 millones de euros. Esta temporada, si el guion no varía en exceso, finalizaran en cuarto lugar gracias sobre todo al buen nivel del español. Estas dos posiciones se traducirán en cinco millones de euros más de beneficios, que recibirían en 2020.

Y luego está el tema de los patrocinadores personales. En la actualidad es más complicado vislumbrar que una marca se asocie indiscutiblemente a la imagen de un piloto, pero en el caso de Sainz es así. Estrella Galicia es su socio más leal: le acompañó en Renault y ahora ha dado el paso a McLaren. Está lejos de aportar lo que antaño desembolsaban Banco Santander o Telefónica con Alonso, pero la marca de cerveza pone más de lo que dicta la media de sponsors en McLaren: 5,5 millones de euros.

Mapfre, en cambio, decidió el pasado año extender su vinculación con Renault. Y en 2019 la aseguradora ha dejado claro que está satisfecha con la enseña gala, así que el movimiento a McLaren no se dará.

UN PLUS PARA ASPIRAR A TODO

Carlos Sainz le ha supuesto a McLaren un plus de 36,5 millones de euros, respecto a la última temporada. Por su escasa ficha, su rendimiento en la pista y los sponsors que le apoyan incondicionalmente. El movimiento de McLaren ha sido positivo y lo será aún más con el boom de Sainz. La escudería británica es ya la cuarta marca más asociada al piloto en España, a pesar de que no se había producido siquiera su debut. Es de esperar que en el próximo Barómetro de Índice Deportivo se dispare este vínculo.  

El impulso económico de Carlos Sainz se ha producido en el momento más propicio para McLaren, en plena batalla por resucitar sus mermadas cuentas. Un extra que a buen seguro utilizará para hacer frente al coste del motor Mercedes. Por el momento se desconoce la cuantía de la unidad de potencia de los alemanes, pero según apuntan diversos medios sería más elevada que la de Renault.

Sainz permitirá afrontar ese sobrecoste y aportar más dinero al desarrollo en I+D. El objetivo, transformar el monoplaza para buscar el triunfo en 2021 bajo la nueva normativa. Una operación complicada, pero no imposible. Tras casi un lustro de estancamiento, los británicos al fin vislumbran un futuro optimista. Apoyada en un buen sostén económico gracias a Carlos Sainz, ahora sólo esperan devolverle el favor y construir un coche campeón gracias a su alianza con Mercedes.

Comentarios de Facebook