Uno de los mayores problemas que deben enfrentar los emprendedores es conseguir financiación para poner en marcha su idea. Es cierto que los bancos siempre están ahí, pero son muchos los que no quieren empezar en el mundo empresarial teniendo deudas pendientes y buscan alternativas para no tener que pedir un préstamo o que, si tienen que pedirlo, sea lo más bajo posible. Si estás desempleado y cobrando prestación, una buena opción es capitalizar el paro para financiar tu negocio.

De esta forma puedes conseguir todo o parte del dinero que te hace falta para convertir tu idea en una realidad, y lo mejor es que es una financiación totalmente gratuita que no vas a tener que devolver, porque lo que vas a hacer en realidad es cobrar de una sola vez el total de la prestación por desempleo que te corresponde.

¿En qué consiste la capitalización del paro?

financiacion para emprender

Implica cobrar en un único pago la prestación por desempleo acumulada. Por ejemplo, si te quedan 8 meses de prestación, podrás cobrar de una sola vez la cantidad equivalente a esos 8 meses de prestación por desempleo. Eso sí, es imprescindible que destines ese dinero a una actividad que suponga tu vuelta al mercado laboral.

Puedes capitalizar el paro para convertirte en autónomo, para crear una sociedad mercantil, para entrar a formar parte de una cooperativa o sociedad laboral ya constituida e incluso para entrar en una sociedad mercantil que ya exista, siempre y cuando la misma no tenga más de 12 meses de antigüedad.

Comentarios de Facebook