endesa

La compañía japonesa Canon, popularmente conocida por sus cámaras fotográficas, se anotó un beneficio neto atribuido de 16.658 millones de yenes (134,3 millones de euros) en el tercer trimestre de 2020, lo que supone una caída del 34,7% en comparación con las ganancias del mismo periodo del año pasado, según las cuentas trimestrales que ha publicado este lunes la empresa.

Los ingresos netos entre julio y septiembre alcanzaron los 758.881 millones de yenes (6.114,6 millones de euros), un 12,7% menos que en el tercer trimestre de 2019. Por segmentos de negocio, la división de equipamiento de oficinas e impresoras ingresó 335.860 millones de yenes (2.706,2 millones de euros), un 21% menos, al tiempo que el área de dispositivos ópticos y cámaras alcanzó los 185.402 millones de yenes (1.493,9 millones de euros), un 2% menos.

La rama de dispositivos médicos facturó 105.376 millones de yenes (849,1 millones de euros), un 7,5% menos) y la de productos industriales se contrajo un 6,9%, hasta 153.295 millones de yenes (1.235,2 millones de euros).

El coste de los productos vendidos en el trimestre fue de 431.305 millones de yenes (3.475,3 millones de euros), un 10% menos. De su lado, los gastos de venta, generales y administrativos alcanzaron los 240.313 millones de yenes (1.936,3 millones de euros), un 13,5% menos. La partida de investigación y desarrollo (I+D) se situó en 68.071 millones de yenes (548,5 millones de euros).

En el conjunto de los nueve primeros meses de 2020, Canon contabilizó un beneficio neto atribuido de 29.729 millones de yenes (239,5 millones de euros), un 67,8% menos, tras una caída del 16,1% de los ingresos netos, hasta 2,21 billones de yenes (17.842,6 millones de euros).