Gran Meliá Palacio de Isora (Tenerife).

Las alarmas en el archipiélago canario se han activado. Los datos turísticos de los últimos meses no acompañan: caen los turistas internacionales, las pernoctaciones y el número de plazas aéreas por la quiebra de algunas compañías o los problemas en Norwegian y Ryanair. Hoteleras como Meliá esperan un “comportamiento negativo” para este segundo trimestre. Una situación que, además, está propiciando la bajada de precios.  

“Durante el primer trimestre del año, nuestros hoteles situados en las Islas Canarias se vieron negativamente impactados por la reducción en el número de plazas aéreas disponibles resultante de algunas bancarrotas y cancelaciones de rutas, incluyendo las de Germania o Air Berlín”, reconocieron desde Meliá en la presentación de resultados de la cadena.

Los problemas en Norwegian y Ryanair y las negativas previsiones de Meliá han encendido las alertas turísticas de Canarias por la caída de turistas

Hasta el mes de marzo, Canarias recibió 3,6 millones de turistas internacionales, un 1,2% menos comparado con el mismo periodo del año anterior, según la estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) publicadas por el INE. El primer país emisor de Canarias es Reino Unido, seguido por Alemania. Dos países afectados por la quiebra de aerolíneas, pero también por la recuperación de los destinos alternativos como Turquía o Túnez, mucho más baratos.

Imserso

¿Hay vida más allá de los viajes del Imserso? Estas son las alternativas

Un total de 900.000 plazas, 350 hoteles y 12.000 empleos. Eso es lo que grosso modo se juegan las empresas participantes, el...

Solo hay una forma de competir frente a estos destinos: bajar los precios. Simón Pedro Barceló, copresidente de Grupo Barceló, reconoció hace poco en una entrevista en ‘El País’ que se nota el deterioro en el mercado vacacional español, especialmente en Canarias. Por lo que han tenido que seguir la estrategia de reducir entre un 3% y un 4% los precios. No han sido los únicos. Las agencias de viajes también se han visto obligadas a lanzar ofertas y descuentos para atraer a los viajeros.

Aún reduciendo tarifas, desde la otra gran hotelera española siguen siendo pesimistas en sus previsiones. Desde Meliá reconocen que la situación no variará mucho. “Esperamos un comportamiento negativo durante el segundo trimestre frente al mismo periodo del año anterior por el aumento de la competencia procedente de destinos alternativos, la cual se espera impacte negativamente en algunos de nuestros hoteles, como el Gran Meliá Palacio de Isora o el Meliá Jardines del Teide”, señalan.

CIERRE DE AEROLÍNEAS Y RUTAS

La quiebra de aerolíneas como Germania o Air Berlín han sido un problema para el archipiélago español; pero las estrategias de otras dos compañías aéreas también suponen un grave problema turístico para Canarias en el corto y en el largo plazo.

La primera es la decisión de Ryanair de reducir los números de aviones en algunos destinos como Niederrhein, Hahn y las Islas Canarias. Estrategia de recortes que se ha visto obligada a tomar para contener los elevados costes a los que ha tenido que hacer frente en el último año. Su modelo de negocio low cost pasa por su peor momento y la aerolínea necesita buscar la rentabilidad.

Por su parte, Norwegian ha tomado la decisión de cerrar en el mes de noviembre sus bases de Las Palmas y Tenerife por razones de rentabilidad; además de Mallorca. La noruega mantendrá su operativa a estos aeropuertos, excepto en Tenerife, en donde prescindirá de la ruta entre Tenerife Sur y Roma. De las siete bases que tiene en España se queda solo con cuatro: Alicante, Barcelona, Málaga y Madrid.

No obstante, “el nuevo y siempre cambiante entorno competitivo, y el análisis comercial resultante, han llevado a la compañía a pensar que ahora se podría hallar en una mejor posición en el mercado canario, lo que permitiría reconsiderar la situación de restructurar la operativa de Norwegian en ambas islas, siempre y cuando se den las condiciones adecuadas”, apuntan desde la low cost