Los efectos de la pandemia del coronavirus y la crisis económica son palpables entre los comerciantes, y muchos de ellos se han visto obligados a cerrar sus negocios en una de las vías comerciales más importantes de Madrid, como es la calle Preciados. Las grandes firmas se mantienen en pie, pero los pequeños no han aguantado el embiste.

En un paseo por la calle Preciados se puede observar que numerosos locales permanecen cerrados a la espera de encontrar un nuevo inquilino. Esto podría ser una buena noticia para los inversores, pero el reducido tamaño de algunos de estos activos supone una desventaja y frena las opciones de alquilarlos.

Algunos de estos locales fueron antiguas tiendas de souvenirs, de ropa o de calzado. Pero, según un experto en retail consultado por MERCA2, no es factible que un comerciante pequeño decida apostar en estos meses por abrir su negocio en esta arteria que es bastante más cara que otras zonas. Y desvela que, en este contexto de auge del comercio electrónico, muchos pequeños comerciantes han decidido cerrar en zonas céntricas y buscar un pequeño local a las afueras para dedicarse al segmento online.

En este sentido, la calle Preciados, con sus 500 metros de longitud, se posiciona como la segunda calle comercial más cara de España y la primera en la Comunidad de Madrid, con un valor de 3.180 euros/m2 al año. El primer puesto es para Portal de l`Angel en Barcelona, con 3.360 euros/m2 anuales.

La esencia de esta calle comercial peatonalizada es su amplio abanico de líneas de negocio, que ofrece desde moda hasta la venta de pelucas, pasando por tiendas de café, calzado o relojerías, una zona donde pequeños y grandes comercios conviven. Esto favorece la afluencia de público y la rentabilidad del ticket medio, que convierten a Preciados en uno de los focos de interés para inversores y empresarios que quieren situar aquí su marca.

LOCALES DISPONIBLES

Hasta hace poco, una de las joyas de la corona que ha estado disponible en la zona ha sido el local que durante los últimos años ocupó la firma de bisutería Bijou Brigitte en la calle del Carmen, esquina con la calle Tetuán. Una esquina muy cotizada ya que son dos calles de máxima afluencia. Lo ha comercializado Morgan Alliance, y asegura a este medio que el local ya tiene nuevo inquilino, aunque no han querido desvelar de quién se trata.

Otro de los locales más amplios disponibles en esta zona es un local en la calle del Maestro Victoria número 10, junto al nuevo Hard Rock Shop, y vecino del departamento de mascotas de El Corte Inglés. Esta calle también registra una fuerte afluencia, ya que conecta Preciados con la calle Arenal, una vía que aglutina firmas como Rosa Clará, Pronovias, Decathlon o Etam.

En concreto, lo comercializa Gilmar y se trata de un local de 142 m2, unos 70 m2 en planta baja, y otros 72 m2 en sótano. La renta mensual se establece en 4.000 euros, unos 28,17 €/m2, pero advierten de que en 2022 se actualizará a 5.000 euros.

Por su parte, en el portal inmobiliario Idealista aparecen varios locales disponibles en la zona de Preciados. El más pequeño ahora mismo es un inmueble de 25 m2 distribuidos en dos plantas, por 1.800 euros mensuales, más un traspaso que asciende a los 50.000 euros.

CIERRES EN LA CALLE POSTAS

Otra de las zonas que está sufriendo esta oleada de cierre de locales comerciales es la calle Postas, donde varias tiendas dedicadas a souvenirs han tenido que echar el cierre, al igual que algunos locales de restauración. En el inicio de la calle se observa un local comercial de dos plantas que ha sido una joyería, y más tarde un negocio de camisetas personalizadas, y que ahora busca nuevo inquilino de la mano de Busquets Gálvez.

Pero, sin duda, el activo que más llama la atención en la zona es el que alberga una famosa bombonería, a escasos metros de la Plaza Mayor. Cuenta con 220 m2 de superficie, distribuidos en 95 m2 en la planta baja, y 125 m2 en el sótano, con dos baños. Todo ello por la friolera de 15.000 euros al mes, unos 68,18 €/m2.

Un precio similar al que soportan algunos locales situados en la calle Mayor, otra de las vías que más comercios ha cerrado en los últimos meses. En concreto, buscan nuevo inquilino para un activo en el número 9, por 15.000 euros al mes, ya que cuenta con 530 m2 de superficie y seis escaparates.