Con Bankia y CaixaBank a punto de integrarse, y después del proceso de consolidación de los últimos 10 años (en 2010 había 45 cajas de ahorros) entran en el juego de las fusiones de este 2020 Kutxabank-CajaSur, Abanca, Unicaja Banco, Liberbank, Caixa Ontinyent, Caixa Pollença y Cecabank. Entidades adheridas a la CECA y reguladas por el mismo convenio colectivo. Aunque fuera de esta patronal, Cajamar, también tiene un papel relevante.

El sector bancario está inmerso en una guerra de desgaste donde ninguno quiere perder negocio para que lo gane otro. Si una entidad cierra una oficina en una zona, otro aumenta su cuota de mercado allí. Algunas estaban aguantando, aunque en los últimos años se han llevado a cabo varios ajustes de oficinas y empleados. Pero el covid-19 lo cambia todo.

Se avecinan problemas de mora y solvencia, la resistencia es nula y no pueden permitirse perder dinero. Encima, los más grandes empiezan a fusionarse y hacen presión, de manera que solo hay una manera de pararlo: unirse con otros para ganar tamaño y tener mas capacidad de afrontar lo que está por venir.

ABANCA TIENE GANAS

Tal y como avanzamos en MERCA2 este viernes, Abanca tiene interés en Ibercaja, incluso en Kutxabank, por su fuerte presencia en el norte de España y porque además, es posible. La entidad gallega lleva desde 2014 queriendo ampliar mercado y convertirse en el rey del norte. Ya ha cerrado varias operaciones en los últimos años y actualmente no descarta seguir haciéndolo.

Hay muchas entidades en el banquillo y todas están obligadas a jugar, así que preparan su jugada. El Banco Central Europeo (BCE) lleva insistiendo todo el año en que los bancos de la zona euro tienen que impulsar su rentabilidad reduciendo costes. El nivel óptimo está por encima del 10%, pero según los datos que maneja la institución, la rentabilidad sobre el capital de la banca para este año se sitúa por debajo del 2% y alertan de que en 2021 será del 3%, por ello anima a que se fusionen.

Según los datos recogido por MERCA2 a través de las cuentas del primer semestre, Liberbank y Cajamar (que ni si quiera muestran el ROE en sus resultados) superan ligeramente el 1%. En el caso de Ibercaja, es del 4,9%. Algo mejor es el rendimiento sobre el capital de Abanca y Kutxabank, del 5,7% y del 5,33%, respectivamente. Es decir, son las que tienen más músculo y pueden mover ficha. Para el resto, las estimaciones no son muy halagüeñas, los expertos vaticinan que la rentabilidad sobre el capital puede bajar incluso del 1%.

SOLVENCIA SI, OFICINAS NO

Paralelamente, el BCE pide al sector una ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ por encima del 12%. Aquí la mayoría cumple y además, lo muestran con orgullo en la cuenta de resultados. Kutxabank es el banco más solvente, con una ratio del 17%. Abanca, Ibercaja y Cajamar superan el 12% y Liberbank el 14%.

Siguiendo otras de las indicaciones del regulador europeo, la mejor manera de reducir costes es cerrando sucursales y aquí quien más trabajo tiene es Ibercaja, porque es la que tiene la red más grande (1.068 oficinas). Su mejor compañera sería Abanca, que cuenta con 675 oficinas en territorio nacional pero solo 495 están en Galicia. De manera que Ibercaja le daría acceso al negocio del norte donde la entidad gallega es menos fuerte, especialmente en Aragón.

Aunque a Abanca también le interesa Asturias, más que nada por cercanía, y aquí Liberbank es la clave, pero ya lo intentaron y no funcionó. En este sentido, el siguiente mejor aliado de Abanca para compartir negocio es Kutxabank, que cuenta con 839 sucursales y tiene bastante fuerza en el norte, sobre todo en el País Vasco.

Cajamar es, tras Ibercaja, la entidad con más oficinas (930) por lo que también tiene trabajo. Sin embargo, su negocio es muchos más fuerte en el este y sur de España. Y aquí haría buena pareja con Kutxabank, que al tener integrado CajaSur, cuenta con 373 oficinas en Andalucía.

Por su parte, Liberbank (579 sucursales) tiene el negocio más diversificado al estar formado por Grupo Cajastur (que incluye el Banco de Castilla-La Mancha), Caja de Extremadura y Caja Cantabria. De manera que por territorio, tiene mas opciones de encontrar pareja.

En este sentido, Abanca, por ganas, y Kutxabank porque puede, son los que está preparados para dar el siguiente paso en el juego de fusiones que han iniciado CaixaBank y Bankia.