euro

Ya casi nos acercamos a la segunda década con el euro como moneda y todo ha cambiado. ¿Quién no ha escuchado eso de “con la peseta comprábamos más cosas”? Es cierto que la peseta era una moneda más económica, pero, en general, todo lo era. El precio ha subido en estos años en más del cincuenta por cierto. Y es que solo tenemos que pararnos a escuchar a los abuelos y a sus 3 pesetas con las que salían a tomar algo.

Ahora todo nos resultaría tirado de precio si comparamos lo que podemos comprar ahora con lo que comprábamos hace unos años. ¿Quieres saber cómo nos han timado con el euro? Pues no te pierdas a continuación la comparación del precio de antes del euro a después del euro.

Polos de naranja y limón, mucho más baratos con el euro

¿Quién no se ha comido un polo de naranja y limón en la piscina o en la playa? Todos hemos disfrutado de este ‘manjar’ de hielo a 40º de temperatura, especialmente cuando éramos pequeños. Pero, ¿Cuánto se gastaban nuestros padres en darnos ese pequeño capricho del verano? En su día, estos polos de naranja y limón tenían un precio de 15 pesetas.

¿Cuánto eran 15 pesetas de aquellos años? Poco menos de 10 céntimos. ¿Cuál es el precio de estos polos hoy en día? De los 50 céntimos no bajan, por lo que el precio ha subido, en este caso, casi el 50%. Una auténtica barbaridad, ¿No crees? Es cierto que, cuando comenzó el euro, estos polos costaban alrededor de 20 céntimos, que también es un precio más caro, pero hoy en día el precio se ha disparado.