Pese a la ingente fama que ha obtenido Warren Buffett, el considerado por muchos como mejor inversor de la historia, a lo largo de las últimas décadas, sus grandes movimientos siempre se han movido en torno a las fronteras de Norteamérica, un 94% de todas sus adquisiciones, con especial predominancia en Estados Unidos. Una tendencia que se podría romper próximamente, según apuntan los analistas, ya que su brazo inversor, Berkshire Hathaway, está trabajando en la emisión de deuda en euros apoyado por el endeudamiento barato y que el valor de muchas firmas del viejo continente deprimidas.

La compañía de inversión estadounidense lleva perfilando en las últimas semanas una importante colocación de bonos a 20 y 30 años en euros, para lo que ha contratado a las grandes entidades del país: Bank of America, JP Morgan, Goldman Sachs y Wells Fargo. La emisión, la primera desde noviembre de 2017, se debería principalmente a un movimiento financiero aprovechando los bajos tipos que hay en el mercado de deuda europeo actualmente, aunque algunos analistas han apuntado que Buffett tampoco sería reacio a aprovechar la oportunidad de invertir, incluso adquirir, algunas firmas europeas.

La idea de adquirir una compañía europea, o al menos una participación importante, lleva en la cabeza de Buffett y de su número dos, Charlie Munger, desde hace mucho tiempo. Una intención que ha ido ganando peso en los últimos años, como reconocía el propio inversor en una reciente entrevista para The New York Times cuando se refería a que quizás había llegado el momento de diversificar sus inversiones geográficamente, lo que implícitamente apuntaba tanto a Europa como a Reino Unido (puesto que también emitirá deuda en libras, según informó Bloomberg).

ADIF Pardo de Vera

Los guiños del PSOE a Pardo de Vera: el Estado duplicó su inversión en Adif

El ciudadano español, al menos aquel que posea una parcela algo amplia (no necesita ser muy grande), vive con temor en estos...

Aunque parece un momento propicio, solo existe una posibilidad real de que el famoso inversor ponga sus ojos en alguna, o algunas, empresas europeas: que se cumplan los requisitos que desde hace décadas impone en cada adquisición. Unas condiciones, qué por otro lado, cada vez son más evidentes en Europa. En primer lugar, antes de entrar en lo que es en sí la propia empresa, los tipos bajos y el dinero barato es el abono perfecto para que se multipliquen los movimientos corporativos. Lo anterior, obedece a una razón sencilla, y es que a medida que el coste de capital es más pequeño (una emisión de bonos por debajo del 2%) las exigencias de los retornos no son tan altos y, por tanto, las opciones mayores. Además, se le une (algo que pasa en Europa y no en Estados Unidos) que la valoración de las empresas de media está todavía deprimida.

Lo anterior, es una base sólida, pero no suficiente para atraer a los inversores, y mucho menos a uno tan exigente como Buffett. El oráculo de Omaha, cuyo sistema de inversión se podría decir que está casi patentado y es de sobra conocido, también busca compañías que posean lo que se conoce como foso defensivo o como lo llama el propio Buffett, moat, en referencia a los fosos que rodeaban los castillos. El término hace referencia a la ventaja competitiva que posee una firma frente a sus competidores, una superioridad que le permite mejor defender ingresos y márgenes y, por tanto, beneficios. Por último, que junto a dicha capacidad su precio no sea muy elevado, para poder tener lo que llama un margen de seguridad.

IBERIA (IAG) ESTARÍA ENTRE LAS FAVORITAS PARA BUFFETT

Respecto de este último punto, los mismos analistas que especulan con su entrada en Europa ofrecen también una lista de posibles empresas que cumplen dichos requisitos entre las que destaca la española británica IAG (el consorcio que tiene en propiedad a Iberia) gracias a su fuerte estructura consolidada (de las mejores del sector) y dado que su actual precio viene muy afectado por el Brexit. También en dicha lista aparece otra operadora aérea como Ryanair, cuyo moat vendría dado gracias a que su estructura de costes es el más bajo del sector, y prácticamente ninguna otra compañía puede igualarle sin perder margen.

En la lista de posibles empresas que cumplen con los requisitos de Buffett está IAG (el consorcio que tiene en propiedad a Iberia) o la también aerolínea Ryanair

Los criterios que siguen los analistas de Bloomberg es un filtrado, a través de su propio terminal, para aquellas con un valor de mercado de netre 4.500 y 50.000 millones de euros. En dicha lista no solo resaltan IAG o Ryanair, sino también que aparecen nombres como Atlas Copco, un fabricante sueco de herramientas industriales; Metso Oyj, un fabricante finlandés de equipos mineros; Mondi, una empresa austriaca de embalaje y papel. También las energéticas Orsted o OMV.

Además, también podría ayudar a que Buffett se decidiese por Europa su sólida posición respecto el Brexit, el gran quebradero de cabeza para los inversores, puesto que espera un acuerdo entre ambos, independientemente del resultado del final de las negociaciones. Por lo que, “las acciones relativamente más baratas y el entorno favorable de endeudamiento crean una oportunidad para un inversor con ambiciones globales que simplemente tiene ganas de atacar”, concluyen los analistas de Bloomberg.