empresa presentación laboral

Lograr una buena presentación en nuestro trabajo puede ser la diferencia entre un futuro lleno de éxitos y un futuro complicado dentro de la empresa en la que trabajamos, por ello, es importante contar con el mejor material de apoyo para ayudarnos y hacer mucho más especial nuestra presentación. Recordemos una cosa, lo más importante en una presentación laboral no es la información que presentamos, es la forma en la que hacemos llegar esa información a quienes atienden a la presentación y es que podemos tener la mejor idea del mundo, pero si esa idea es presentada de forma aburrida y sin buen material, simplemente puede perderse en la historia.

¿Qué material puede utilizarse para hacer una buena presentación laboral?

Puntero láser

Uno de los materiales que no puede faltar en nuestra presentación es un puntero láser, estos productos nos ayudan a resaltar desde lejos lo más relevante de la presentación y también hacen que los receptores se enfoquen en lo que nosotros queremos resaltar o marcar. Existen diferentes tipos de punteros láser en el mercado, les recomendamos revisar la tabla comparativa ofrecida por Laextension allí podrán encontrar algunos de los mejores punteros del mercado (punteros verdes, astronómicos, para presentaciones, con mayor potencia, entre otros).

Diapositivas de apoyo

Claramente lo primero que debemos llevar a una presentación de trabajo es una buena diapositiva, de eso no hay duda, pero, aún más importante es saber hacer tal diapositiva y mantenerla dinámica. Para ello podemos ayudarnos con las ideas de diferentes autores a lo largo de la historia, por ejemplo, una de las ideas más famosas es el 10-20-30, esto quiere decir, no agregar más de 10 diapositivas, tardar menos de 20 minutos en explicarlas y un tamaño de letra mayor a 30. También existen otras ideas o reglas que podemos adaptar o utilizar según el público que tengamos.

Maquetas, prototipos, material interactivo

Es importante complementar la información que estamos ofreciendo con algo visual e incluso, si la presentación lo hace posible, algo físico. Entendiendo que todas las personas no procesan la información de la misma forma, lo mejor que se puede hacer durante una presentación laboral es tratar de cubrir todos los aspectos, esto quiere decir, ofrecer información escrita, interactuar con el público y, también, ofrecer información visual para aquellos que procesan mejor con lo que ven y con lo que pueden interactuar.

Sorpresas

Es importante tener siempre un as bajo la manga preparado por si la forma en la que se va desarrollando la presentación no es de nuestro agrado, por ejemplo, si conocemos algo de programación web, podemos crear una especie de sitio web para que el público pueda mantenerse al tanto de algunos de los conceptos más complejos de entender.

Una buena presentación laboral no depende solamente de la forma en la que nos expresamos, podemos ser los mejores oradores del mundo e interactuar excelente con el público, pero, si no tenemos el material de apoyo para respaldar nuestra oratoria, la atención puede desviarse del tema y perder completamente el mensaje que buscábamos entregar.