turismo

En materia turística España tiene una gran preocupación que llega incluso a convertirse en una carencia cuando nos comparamos con países como Francia. Se trata del turismo de compras. El Gobierno lleva meses intentando atraer a viajeros que se dejen mucho dinero en nuestro país, como los chinos. No obstante, el turismo de lujo en España ha dado con un inesperado aliado: el Brexit.

Los efectos de la salida de Reino Unido de la Unión Europea llevarán consigo una devaluación del euro y de la libra que mejorará la capacidad de compra por parte de los viajeros de largo recorrido, según las conclusiones del informe ‘Claves 2018 y perspectivas 2019: conociendo el perfil y comportamiento del turista de largo recorrido’, elaborado por Global Blue y presentado en Madrid.

Se trata de un efecto económico en cadena del que se beneficiará España en cuanto al gasto en compras y no en volumen de visitantes. “No creo que un Brexit duro impulse la llegada de más turistas a España procedentes de fuera de la Unión Europea, pero sí tendrá consecuencias sobre el tipo de cambio. Y si el euro se devalúa esos viajeros vendrán y gastarán más”, explica Luis Llorca, director general de Global Blue España.

Air Europa

Iberia y Air Europa operan con “normalidad” en Venezuela tras el último apagón

A principios de esta semana, Venezuela volvió a sufrir dos nuevos apagones eléctricos tras el ocurrido hace unas semanas. En esta ocasión, las compañías...

Si bien es cierto, dentro del sector turístico hay voces más discordantes con los efectos del Brexit. Al vicepresidente Ejecutivo de Meliá, Gabriel Escarrer Jaume, le preocupa la devaluación de la libra frente al euro que se podría traducir en una caída de turistas o la imposición de un visado a los británicos.

A LA CAZA DEL TURISTA CHINO

Pero junto al Brexit el turismo de compras en España depende en mucha medida del poder de atracción sobre el turista chino. El Gobierno español lo sabe y por eso la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, ha asegurado que abrirán un nuevo consulado en el norte del país para agilizar la tramitación de visados. De media, se tarda entre 10 y 15 días hábiles; por lo que suponen una traba administrativa para el turista.

Desde el Ejecutivo español son conscientes de las necesidades de España. “En el turismo de compras tenemos un gran margen por recorrer”, explica la secretaria de Estado, quien apuesta por una colaboración público-privada y por “trabajar con las marcas”.

Además de estos asiáticos, los turistas procedentes de países del Golfo Pérsico se sitúan como los más codiciados. El fútbol español y la buena conectividad aérea deberían de ser una buena puerta de entrada para estos visitantes, sin embargo, desde Global Blue consideran que “no lo hemos conseguido explotar”. Asimismo, y con la previsión de que el turismo de compras crecerá en España a doble dígito durante este año, Filipinas, Indonesia y Malasia son mercados a tener en cuenta a corto plazo.

Por último, desde Global Blue recomiendan a España potenciar la llegada de turistas de EEUU y Rusia y mantener a los procedentes de países de Latinoamérica.

MAL DATO PARA ESPAÑA

El turismo de compras en el año 2018 fue negativo en Europa lastrado por un contexto macroeconómico desfavorable para el shopping, que se saldó en España con una caída del 5% en los ingresos por compras de estos viajeros, según el estudio. España registra el menor gasto medio por compras de viajeros extracomunitarios, con 955 euros, frente a los 2.100 de Reino Unido o los 2.125 de Francia.

Por otro lado, Reino Unido recibe a un comprador premium como es el del Golfo Pérsico, que genera el 26% de las ventas, mientras que España recibe al argentino, que solo concentra el 7% del gasto y apenas trae turismo de élite, con un gasto medio en shopping de 607 euros, frente a los 2.465 euros que le deja el asiático.

Desde la compañía aseguran que el procés afectó a Barcelona, pero también al resto de España. De hecho, los efectos de la sentencia del juicio podrían tener un impacto negativo en las compras como ocurrió con el conflicto de los chalecos amarillos en Francia. Tampoco ayuda a mejorar la situación el parón que vivirá España con dos elecciones: las generales (28 de abril) y las autonómicas y municipales (26 de mayo).