Antonio Vázquez, presidente de IAG, ha dejado claro frente a sus accionistas que no teme un ‘Brexit’ duro, ya que cumplen con la actual normativa de la Unión Europea. Esta orden exige que más del 50% del control de propiedad esté en manos de inversores europeos, algo que actualmente cumplen las diferentes compañías que engloba IAG (Iberia, British Airways, Vueling, Aer Lingus y LEVEL).

Vázquez ha explicado que cada compañía cuenta con un certificado de operador aéreo en los países, donde tienen su base, y que en abril todas ellas presentaron sus planes sobre propiedad y control a las respectivas autoridades regulatorias de España, Irlanda, Francia y Austria, las cuales ya han confirmado que cumplen con la normativa aplicable y dichas evaluaciones fueron ya enviadas a la Comisión Europea.

De hecho, ha recordado que abril, el grupo presentó ante Aviación Civil los planes de Iberia y Vueling para cumplir con las normas y garantizar su vuelos intereuropeos, que fueron valorados positivamente por el Gobierno, y que certifican que ambas compañías “son españolas y lo seguirán siendo”.

“Estamos tranquilos, en caso de un ‘Brexit’ duro o desordenado estamos cumpliendo con la legislación”, ha dicho tras recordar que existe además un acuerdo entre la UE y Reino Unido para garantizar la continuidad de los vuelos de las compañías con licencia europea entre ambas partes.

ESTRUCTURA “MUY SIMILAR” A LA DE LAS EMPRESAS DEL IBEX.

Vázquez ha aseverado que la dueña de Iberia, es IAG “una compañía española, con una estructura de capital muy similar a la de la inmensa mayoría de las compañías del Ibex 35, con participaciones de capital inglés, americano y de origen asiático además de europeo, incluyendo los bancos españoles”. Hay que recordar que su principal accionista es Qatar Airways, con el 20% del capital.

Así las cosas, ha defendido que Iberia “no tiene ninguna presión por la fusión” ni riesgos derivados del fondo de pensiones de la británica, cuyo actualización se realizada cada tres años. “En el grupo cada palo aguanta su vela y tiene su propio plan de calificación de riesgos.

“La situación de British Airways es excelente como la del resto. Estamos en una situación que ni soñamos cuando se hizo la fusión entre dos compañías en una situación de dificultad francamente importante”, ha aclarado a preguntas de los accionistas.

De hecho, el presidente de IAG ha afirmado que la fusión ha funcionado sin problemas desde su materialización en 2011 con certificados de operación desde el inicio de sus operaciones para sus aerolíneas, apoyados por sólidos negocios en España, Irlanda, Francia, Reino Unido y recientemente en Austria, que emplean a más de 64.700 personas en conjunto, la mayoría ciudadanos europeo.

Vázquez, que reconoció que la evolución de la cotización del grupo no está siendo positiva y no refleja el potencial de la compañía, señaló que los niveles actuales y los retornos a sus inversores implican una rentabilidad del 12%, que se sitúa “entre las mejores compañías cotizadas tanto del Ibex 35 como del FTS 100”.

De su lado, el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, se refirió a la consolidación que vive el sector aéreo y a la decisión del grupo tomada en enero de no realizar una oferta por Norwegian y apostó por desarrollar LEVEL en este segmento. “Tras haber revolucionado los viajes de largo radio de bajo coste, debe aún demostrar su viabilidad financiera a largo plazo”, ha dicho.

CRÍTICAS A LA REELECCIÓN DE SARACHO COMO CONSEJERO.

Si bien la ‘españolidad’ de Iberia, el fondo de pensiones de la británica o el reparto “desproporcionado” protagonizaron las críticas del representante de la Asociación de Afectados por el Desmantelamiento de la compañía española –creada a raíz de la fusión– fue la reelección de Emilio Saracho, expresidente del Banco Popular, como consejero independiente, aprobada en la junta la que recibió las más duras intervenciones.

Fueron varios los accionistas que manifestaron su voto contrario a la reelección de Saracho como consejero, al que uno de ellos calificó de “liquidador”, y que consideraron “una temeridad” renombrar a una persona imputada.

Vázquez salió al paso de estas críticas recordándoles que se trababa de la junta de IAG y no de otra entidad, y que la reelección de su nombramiento –con el respaldo del 99,5% del capital, no suscita “muchas dudas”, hasta que no haya un fundamento legal que haga tener una percepción negativa. “No hay razón para adelantar conclusiones. El señor Saracho cumple a la perfección sus obligaciones y si no se hubiera propuesto su reelección”, ha concluido el presidente del consejo de administración.

IAG

IAG confía en tener un beneficio operativo de al menos 3.200 M€ en 2019

Willie Walsh, consejero delegado de IAG, ha confirmado este jueves que esperan obtener un beneficio similar al de 2018, cuando cerraron con...

Durante la junta, se aprobó el nombramiento de Steve Gunning, actualmente director financiero de British Airways, como director financiero y consejero ejecutivo de IAG, en sustitución de Enrique Dupuy de Lôme que deja el grupo, y se dio entrada a Margaret Ewing y Francisco Javier Ferrán Larraz como consejeros no ejecutivos, para cubrir las vacantes de Patrick Cescau y Dame Marjorie Scardino.

Dupuy de Lôme ha sido director financiero de IAG desde la creación del grupo aéreo en enero de 2011 y previamente fue director financiero de Iberia durante 20 años y presidente del comité financiero de la Asociación Internacional del Transporte (IATA) desde 2003 a 2005. Tanto Vázquez como Willie Walhs tuvieron palabras de agradecimiento para Dupuy de Lôme por “su papel fundamental en el éxito financiero del grupo”.